Cambios en la casa entregada
La compra sobre plano puede dar lugar a sorpresas desagradables.
Un incumplimiento bastante habitual es que la vivienda que se entrega no corresponda exactamente a la que se compró en su día. En otras palabras, si la vivienda que acabamos de recibir no responde a las características que se incluyeron en la documentación que acompañó al contrato de compraventa (memoria de calidades, planos, publicidad…) está claro que nos han dado algo diferente a lo que creíamos estar comprando. Por tanto, existe un incumplimiento del contrato por parte de la parte vendedora, que será de mayor o menor gravedad según la diferencia entre lo asquirido y lo entregado.

Si esta diferencia es de tal magnitud que hace que la vivienda ya no nos interese, podemos pedir la resolución del contrato, con la indemnización de los daños y perjuicios causados. Si la diferencia es subsanable, podemos exigir el cumplimiento, con la correspondiente indemnización. Por último, también puede ocurrir que no sea físicamente posible reparar la diferencia, pero que, a pesar de ello, la vivienda nos siga interesando. En este último caso podríamos pedir la indemnización de los daños y perjuicios ocasionados.

Los incumplimientos por este concepto pueden ser de cualquier tipo; por ejemplo: menor calidad en los materiales de lo pactado, aparición de columnas que no figuraban en los planos, distribución diferente, etc.

Se trate de lo que se trate, siempre que nos entreguen algo diferente a lo pactado tendremos derecho a reclamar, si ello nos causa un perjuicio. Por supuesto, lo dicho para la vivienda principal vale también para cualquiera de sus anexos, como por ejemplo el trastero o el garaje.

Con la colaboración de A. A. V. (Alboreca, Abogados de Vivienda). Teléfono: 902 503 630. Correo electrónico: alboreca@alboreca.es