Ernesto Sáenz de Buruaga
Ernesto Sáenz de Buruaga en el plató de 'Así de claro'. TVE

Ernesto Saenz Buruaga y su nuevo programa Así de claro se convirtieron en la noche del lunes en Trending Topic por una oleada de críticas contra este espacio de análisis y opinión de TVE, al que tacharon de "facha","vergonzoso", "aburrido" y "basura".

Así de claro tiene un presupuesto de 2,1 millones de euros para un total de 13 capítulos de 150 minutos de duración cada uno, ampliables a 27, según fuentes de la corporación, que sitúan el salario de Buruaga en 3.000 euros por programa.

Sin embargo, su fracaso en audiencia fue estrepitoso: en su debut registró un 6,5% de cuota de pantalla y 976.000 espectadores, pese a que se trataba de la jornada posterior a las elecciones autonómicas y municipales del 24-M, y contó como invitados a María Dolores de Cospedal (PP), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciudadanos).

Pedro Sánchez (PSOE), que tenía prevista su asistencia, finalmente no acudió al plató y una compañera de partido acudió en su lugar.

Se habló de los pactos electorales; los abucheos al himno y la bandera, antes de disputarse la final de Copa del Rey entre Athletic de Bilbao y FC Barcelona; la situación judicial de algunos personajes de interés público, como el de Isabel Pantoja; y el acoso que sufren los jóvenes en las aulas.

Consejo de Informativos: "Manipulación gubernamental"

El Consejo de Informativos ha pedido "la inmediata cancelación del programa" por "convertirse en un mero instrumento de manipulación gubernamental" y ha exigido la dimisión o la destitución de los directivos que aprobaron su contratación. Poco antes, el sindicato UGT hacía lo propio por "incumplir la ley al externalizar un programa informativo" y aseguró que "la televisión pública está secuestrada".

Para el Comité, que ha difundido una nota, el espacio "se caracterizó por una falta de pluralidad e imparcialidad, que contraviene los principios del Estatuto de información y el Manual de estilo de RTVE".

"(Buruaga) llegó al extremo de faltar al respeto a un espectador al calificar como ‘solemne bobada’ su opinión"Por un lado, explica, "por la sesgada selección de tertulianos", y por otro, "por las reiteradas intervenciones del director-conductor del programa, Ernesto Sáez de Buruaga expresando sus opiniones personales a lo largo del debate llegando al extremo de faltar al respeto a un espectador al calificar como ‘solemne bobada’ su opinión".

También ha calificado de "enorme fracaso" la cobertura de la noche electoral. El programa especial que condujo Sergio Martín, añaden, fue un ejemplo de "mala práctica periodística, de manipulación progubernamental y falta de independencia".

"Especialmente grave fue la rotunda negativa por parte de los responsables del programa a desplazar un pequeño equipo técnico a la sede del partido Compromís", apuntan, destacando la "ausencia de profesionalidad en la decisión de no realizar desconexiones territoriales esa noche", por ejemplo, para emitir la comparecencia de Ada Colau en Barcelona.

UGT: "Insulto a la inteligencia"

El sindicato UGT ha recordado, por su parte, que según el artículo 7 apartado 5 de la Ley 17/2006 de 5 de junio de la radio y la televisión de titularidad estatal, "La Corporación RTVE no podrá ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos y de aquellos que expresamente determine el mandato marco".

Intentar convencernos de que el programa 'Así de claro' no es un programa informativo es insultar nuestra inteligencia y la de nuestros conciudadanosTambién reseña el Mandato Marco aprobado por el Parlamento Español, que en su artículo 35 apartado 1.a declara que "la programación informativa de la Corporación será de producción propia, debiendo actual como productor y editor principal (...)". Y abunda en la misma línea en el apartado 2.a estableciendo que la Corporación se fije como objetivo "el 100% de producción interna en programas informativos, programas de carácter institucional y contenidos de autopromoción."

"Intentar convencernos de que el programa Así de claro no es un programa informativo, cuando en su primer capítulo se dedica al análisis de los resultados electorales de los recientes comicios municipales y autonómicos, es insultar nuestra inteligencia y la de nuestros conciudadanos", afirma UGT.

Además, critica su "selección de contertulios que nos aleja cada vez más de la pluralidad, y con un presentador que pone por delante su opinión personal sesgando todo el programa".

Comentarios en redes

El ritmo del programa y su enfoque no contó con el beneplácito de muchos espectadores, que se lanzaron a las redes socialespara expresar su opinión al respecto: