Cómo convertirse en estrella de Bollywood
El sastre Isaar, en el centro, protagonista de Tailor made dreams.

Syd Field, profesor de guión  en la Universidad de Harvard y autor de los principales libros sobre cómo escribir un guión cinematográfico, defiende en su paradigma el viaje como punto de partida a la hora de construir una historia y adentrarnos en un personaje.
Stephen Vogler, en su libro El viaje del escritor, también defiende como fértil punto de partida esa estructura básica, la del viaje del héroe, que define el orden de los episodios y los personajes que le ayudan u obstaculizan su peripecia.

Viaje iniciático

Dicha estructura está presente en varios títulos presentados en el festival Cines del Sur –que patrocina 20 minutos–, en los que el viaje se convierte en un proceso iniciático que cambia a los personajes. Como en el documental Potosí The journey, del director israelí Ron Havilio, en el que una familia viaja buscando sus orígenes, o en Scream of the ants, de Mohsen Makh-malbaf, en la que el viaje es realmente a iniciático: una luna de miel.
En el documental Tailor made dreams, del director aleman Marco Wilms, que se proyecta esta noche en la plaza de las Pasiegas dentro del ciclo gratuito del festival Cines del Sur, nuestro héroe es un sastre de la India que se llama Isaar. Su peripecia consistirá en viajar a Europa para volver a trabajar para antiguos clientes de su sastrería en el viejo continente, aunque la verdadera aspiración y el sueño de Isaar es convertirse en una estrella del celuloide y participar en el primer documental europeo sobre la industria de Bollywood.

Un viaje similar, aunque a la inversa, es el que emprendió la actriz española Sara Barrera hasta la India para participar en una producción junto a la superestrella Shah Rukh Khan.

Su hermana Raquel se fue con ella y rodó el documental Camino a Bollywood, estrenado en la pasada edición del Festival de Sitges, en el que recoge el apasionante viaje de Sara. Igual de inciático que el del sastre Isaar.

Lo que hay detrás de las noticias

En la película del iraquí Shawkat Amin Korki Crossing the dust, que se presenta en la sección oficial del festival, dos soldados iraquíes intentan devolver a casa a un niño que se llama Saddam. Ocurre en plena invasión americana, el mismo día en que cae la dictadura de Hussein. A través de la mirada limpia de un niño se nos muestra la brutalidad de la guerra y la historia humana que no vemos en las noticias. Pasa igual que en la durísima película nigeriana Ezra, presentada ayer en la sección oficial, en la que, también a través de la inocencia de un niño, se nos muestra el drama de las guerras en toda su crueldad.