Una gran explosión sacudió  dos cúpulas de la mezquita de Samarra en Irak, un lugar sagrado para los chiíes. En febrero de 2006, un atentado en el mismo lugar causó una ola de violencia que aún dura.  La respuesta chií no se hizo esperar y por la tarde fueron bombardeadas dos  mezquitas suníes.