El plan para compartir coche en la UMA pincha en su segundo intento
El programa de la Universidad para compartir coche intenta paliar atascos como éste en el campus. (Martín Mesa)

Por comodidad o costumbre. Sea como fuere, la comunidad universitaria sigue sin aprovechar el servicio para compartir coche que este curso ha vuelto a ofrecerse en la Universidad de Málaga por segundo año consecutivo. La pasividad para evitar que se llenen los aparcamientos de los campus es tal, que la lista de los que tienen coche y quieren compartir trayecto no registra cambios desde febrero.

Es más, en comparación con el curso pasado en el mismo mes de febrero, sólo constan cinco altas en el listado de los que tienen coche y dos bajas en el de los que carecen de él, que podrían haber encontrado a alguien o directamente abandonado una búsqueda prácticamente utópica.

El resumen que se hace desde la institución académica es desalentador: «Si este curso se han compartido 20 coches, buenos son», asume el responsable del servicio, Vicente Blanco. Una cifra ridícula cuando estudian 33.085 alumnos y trabajan otras 4.000 personas.

Eso sí, este servicio suelen gestionarlo los propios interesados y sólo dan parte a la Universidad para darse de alta o de baja. «Deben notificarlo, pero no todos los hacen», matiza Blanco. «Al principio había mucha gente que estaba interesada, pero luego ha habido muy poco movimiento».

A principio de curso es cuando comienzan a buscar transporte los alumnos para ir a los campus y sube la demanda. «Pero, pasado un tiempo, ya lo tienen solventado». Cuando acabe selectividad, habrá más interesados.

Cómo inscribirse para no ir solo

No hay que pagar nada para inscribirse. Puede hacerse a través de la web de la Universidad (www.uma.es), sin tener que acudir a ninguna ventanilla (on line). Alumnos, profesores y personal de administración pueden apuntarse al servicio, aunque la gran mayoría de los que ofrecen o solicitan plazas son estudiantes.