A favor de tomar el sol... Gabriela García. Tiene 22 años. Está soltera y estudia para chef. Vive por Ópera, viene de Puebla (México), donde el sol «es más fuerte que el de Madrid».

¿Cómo te sienta el sol?

Nunca me ha hecho daño. Vengo de un lugar donde el sol es muy fuerte. Me bronceo mucho.

¿Jamás te has pasado?

Bueno, como a todo el mundo, después de mucho tiempo al sol puedo comenzar a pelarme. No uso nunca bronceadores ni nada, es la ventaja de ser morena.

¿Prefieres el sol o la sombra?

De buenas a primeras, el sol. Aunque si camino mucho rato al sol, probablemente me entre mucho calor y me pase a la sombra.

¿En Madrid te parece que el sol es fuerte?

No. Para nada fuerte, por ahora, aunque todavía no he pasado un verano aquí. Igual, como ya en mi propia casa el sol es muy fuerte y no me molesta, el de Madrid tampoco creo que me perjudique.

En contra de tomar el sol... Jonathan Mena. Tiene 23 años. Está soltero y vive por Sol. Es compañero de viaje y de estudios de Gabriela. Evita exponerse al sol.

¿Cómo te sienta el sol?

Fatal. Me ha hecho daño varias veces. Me pongo rojo, me salen manchas y granitos. Luego me arde la piel y casi inmediatamente empiezo a pelarme.

¿Qué usas para protegerte?

Necesito bloquear el sol por completo para pasar un rato. Uso la protección más alta que creo que es la de 98. El sol es muy bonito pero muy dañino, muy nocivo.

¿Te gusta el sol a pesar de no tomarlo nunca?

Es irónico, pero sí, me gusta mucho el sol y casi no puedo estar al aire libre si no es a la sombra.

¿En Madrid te parece que el sol es fuerte?

Sí que lo es. En cuanto me pongo a caminar y hay sol, a los dos minutos ya me está molestando. Prefiero ir siempre por la sombra. Este verano sufriré.