La cantante Isabel Pantoja, imputada en el caso Malaya por blanqueo de capitales y fraude a Hacienda, dejó de pagar unos meses la hipoteca de su casa de Marbella cuando el ex alcalde marbellí Julián Muñoz –su pareja– fue detenido en julio. La defensa de Pantoja reconoce que no pagó las mensualidades por el «impacto» emocional del arresto, pero el juez investiga el origen supuestamente ilícito del dinero con el que la cantante abona la hipoteca de su chalé. La Fiscalía Anticorrupción cree que el patrimonio de Pantoja aumentó en 1,1 millones tras conocer a Muñoz. Ayer se levantó el secreto de otros 34 tomos del sumario.