Kevin Spacey.
Kevin Spacey. (ARCHIVO)

El actor estadounidense Kevin Spacey afirmó este miércoles que ya no le interesa su carrera interpretativa, una faceta que parece haber dejado aparcada desde que se convirtió en 2003 en director artístico del teatro Old Vic de Londres.

Después de diez años haciendo películas me tuve que preguntar: '¿qué se supone que debo de hacer con todo este éxito que he tenido?



"Ya no me importa mi carrera como actor. Para mí ha terminado", comentó el protagonista de American Beauty (1999) en el programa London Tonight de la cadena de televisión privada británica ITV.

Spacey se encuentra ahora inmerso en los preparativos de la nueva temporada teatral del Old Vic, en cuyo cartel figura la adaptación del filme Todo sobre mi madre, del cineasta español Pedro Almodóvar.

"Después de diez años haciendo películas y llegando a ser mejor de lo que jamás habría imaginado, me tuve que preguntar: '¿qué se supone que debo de hacer con todo este éxito que he tenido?'", indicó el actor.

"Me pregunté: '¿voy a seguir haciendo película tras película, preocupado por si estoy bien, estoy mal, estoy bueno o no?' Entonces me di cuenta de que eso no me importaba nada", explicó el intérprete estadounidense.

Lo que sólo le interesa a Spacey, según él, es trabajar con la gente y hacer que ésta trabaje unida, tarea que desarrolla desde su cargo en el emblemático Old Vic, un teatro con casi noventa años de historia.

Pero no sólo ha dirigido en estos cuatro años: Kevin Spacey también ha protagonizado obras del teatro londinense, entre ellas, A moon for the misbegotten ("Una luna para los bastardos").