Cruce de reproches en el primer debate cara a cara entre los candidatos del PP y del PSOE a la Alcaldía de la capital malagueña, Francisco de la Torre y María Gámez, respectivamente, y sobre todo dos visiones de la ciudad diametralmente opuestas. El alcalde ha dirigido parte de sus críticas a los incumplimientos de la Junta, de la que la socialista fue delegada en Málaga, y ésta última a la tarea en sí del 'popular' y del Gobierno de Mariano Rajoy.

El único 'cara a cara' de esta campaña entre ambos candidatos ha tenido lugar este miércoles en la televisión Ondaluz. Más de una hora y media en la que cada uno se ha ajustado a su discurso, salvo en varias ocasiones en las que Gámez ha interrumpido a De la Torre, lo que ha molestado bastante al regidor, reprochándose mutuamente cuestiones tan variopintas como viajes, apoyos a determinadas personas y gestiones realizadas.

"Viene con muy mala educación y con ganas de guerra", ha dicho De la Torre a Gámez, quien había pedido al candidato 'popular' que si se trataba de un 'cara a cara', le mirase directamente cuando hablara. Ante lo que éste último le ha espetado: "si usted no me interrumpe, le dirigiré la mirada".

Momentos de confrontación dialéctica, al inicio prácticamente del debate, tras los que ambos han mostrado sus visiones de Málaga, que nada tienen que ver la una con la otra: una ciudad que "en estos años ha tenido un avance importantísimo", según De la Torre, y otra que presenta "déficits" en numerosos aspectos y con el paro como protagonista, en opinión de Gámez.

El alcalde y candidato a la reelección ha asegurado que "hemos gobernado con responsabilidad, estando a la altura del reto de hacerlo en momentos difíciles", valorando que la transformación acometida por la ciudad le permita ahora, que "comienza la remontada económica, responder con esperanza e ilusión".

Tal y como ha resaltado De la Torre, se ha utilizado el Ayuntamiento "con toda la capacidad que puede tener, sustituyendo, incluso, a otras administraciones", para contribuir así a ese crecimiento de la ciudad. De hecho, ha asegurado que "es una Administración que puede dar confianza otros cuatro años".

Por ello, ha pedido al electorado su apoyo a la lista del PP, que "ha demostrado su buen trabajo, administrando una ciudad en crisis y con el compromiso de seguir impulsando la política social y de generar más actividad para el empleo". De hecho, De la Torre ha incidido en su apuesta por hacer de la capital malagueña "una ciudad atractiva para la inversión".

Gámez, por su parte, ha advertido de que "nos jugamos mucho, el futuro de nuestros hijos y de nuestros nietos", ya que "la situación de Málaga es muy delicada; parte de un problema muy grueso, el paro, que es aún mayor que hace cuatro años", y presenta una situación con la pobreza como protagonista y con "necesidades de primera categoría".

"En estos momentos de crisis y de superación de las duras políticas del PP, el Ayuntamiento tiene que ser la institución que dé apoyo y cobijo a los ciudadanos", ha declarado la socialista, quien, en este punto, se ha comprometido a que el Consistorio sea "capaz de generar oportunidades y de ofrecer una ciudad más digna".

Según Gámez, "hay ganas de cambio, mucha gente quiere una ciudad mejor, con calles limpias y barrios cuidados, y en la que se ayude en la búsqueda de empleo; una ciudad más igual, que dé oportunidades a las mujeres que sufren falta de empleo y a los jóvenes para encontrar trabajo y poder estudiar", entre otros aspectos.

Como protagonistas, de nuevo la limpieza, "un grave problema" para Gámez, y sobre la que De la Torre ha admitido que "la ciudad no está tan limpia como quisiéramos, pero no tan sucia como usted dice". Y también otros temas como la política cultural, con el fallido Museo de las Gemas y los nuevos Centre Pompidou y la Colección del Museo Ruso como estrellas; las zonas verdes; la construcción de viviendas; los barrios; la participación ciudadana, o la transparencia.

Viaje a roma y parcela de churriana

Precisamente, Gámez ha criticado "la falta de transparencia", punto en el que ha habido un cruce de reproches de viajes realizados por ambos candidatos. El inicio de este enfrentamiento: la polémica suscitada en torno al viaje institucional a Roma que, acompañado por su mujer, hizo el alcalde en 2007 con motivo de la beatificación de los mártires de la Guerra Civil. La socialista ha criticado que su equipo tardara "hasta 21 meses" en informar de los costes.

Ante lo que De la Torre ha vuelto a defender la transparencia habida en todo momento en relación con este asunto y, en general, con la gestión del PP, y ha acusado al PSOE de haber planteado la pregunta "con mala intención".

La socialista ha sacado en el debate otra polémica, la de la parcela de la Sierra de Churriana objeto de investigación por parte de la Guardia Civil en el marco de la operación 'Yedra' y los supuestos vínculos entre el principal sospechoso y un sobrino del alcalde.

Ante esto, De la Torre ha vuelto a defender la actuación de los técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo y ha dicho a la socialista que "si tiene dudas, vaya a los tribunales". "Me conoce bien, sus antecesores ya lo intentaron y se estrellaron, por lo que no vaya por ese camino", le ha sugerido.

Respecto al resto de cuestiones abordadas, para De la Torre, su Gobierno se ha caracterizado por la "honradez" y las relaciones con el resto de instituciones han sido de "absoluta lealtad, defendiendo los derechos de Málaga"; una transparencia que, sin embargo, ha echado de menos en la Junta.

Frente a esto, Gámez ha dicho ver "una ciudad diferente" y ha acusado a De la Torre de "hacer política de espaldas a la gente", ante lo que ha apostado por "la participación de verdad", con propuestas concretas como los presupuestos participativos, las consultas populares o la potenciación de los distritos.

La apuesta por un plan municipal de empleo y que éste no sea precario y la reducción a la mitad de los cargos de confianza, con salarios nunca superiores al del alcalde, son algunas de las propuestas de Gámez, quien, recurriendo también a fotografías, ha lamentado que "desde 2011 el PP sólo haya hecho una ciudad con más desempleo y más desigualdad".

De la Torre, sin embargo, que ha echado mano de "la herencia dejada por José Luis Rodríguez Zapatero", ha resaltado que en materia de empleo "el Ayuntamiento ha hecho lo que tenía que hacer", reforzando su apoyo a las pymes y a la formación y denunciando que desde la Junta "se hayan dilapidado millones" para esta cuestión. En este punto, ha mostrado una foto en la que se veía a Gámez, en su etapa en el Gobierno andaluz, junto al exdelegado de Empleo en Málaga Juan Carlos Lomeña, detenido por el presunto fraude en cursos de formación.

Nuevas fuerzas políticas

Preguntados por que se amplíe el escenario político en el Ayuntamiento, De la Torre ha aplaudido esta posibilidad, aunque ha defendido su gestión durante estos años, calificándola de "intachable", y se ha mostrado convencido de que los malagueños seguirán apoyando al PP.

De hecho, ha asegurado que "todos los que nos votaron tienen motivos sobrados para seguir confiando en nosotros, por lo hecho y por cómo lo hemos hecho". Así, ha pedido de nuevo contar con "una mayoría amplia" para "poder gobernar con estabilidad y defender bien los intereses de la ciudad"; eso sí, "siempre desde el consenso".

Gámez, por su parte, ha señalado que estas formaciones "son una realidad y respetables", pero, atendiendo a la situación del Gobierno andaluz, ha alertado de que "los nuevos partidos no deben ser el obstáculo para poder gobernar".

"La política hay que ejercerla desde esa nueva realidad, pero buscando los máximos acuerdos de consenso —ha subrayado—", algo que, a su juicio, "no se ha practicado en este tiempo con el PP, que ha tenido una mayoría arrolladora".

Consulta aquí más noticias de Málaga.