La localidad conquense de San Clemente solicitará este miércoles, a través de un pleno extraordinario urgente, la declaración de zona catastrófica al Gobierno central tras la tormenta de granizo caída este martes.

En declaraciones a Europa Press, la alcaldesa, Marisol Herrera, ha señalado que el municipio trata de volver a la normalidad después de sufrir la mayor tormenta de granizo que ha vivido en los últimos años. "La gente mayor no recuerda nada parecido. Si ha de llover así, que no llueva nunca más", ha dicho.

La alcaldesa ha explicado que gracias a la coordinación de los parques de bomberos de Motilla del Palancar y Villarrobledo, Protección Civil, Guardia Civil, Policía Local y trabajadores del Consistorio, a mediodía "ya estaba todo controlado" en el casco urbano, donde el granizo caído en apenas diez minutos en la tarde de este martes afectó a viviendas, garajes y comercios.

No obstante, según ha asegurado, la peor parte se la ha llevado el campo, una zona agrícola que sufre "daños cuantiosos, aunque aún no se sabe bien cómo ha afectado la tormenta", ha dicho, pese a que sí ha afirmado que habría dañado alrededor de 20.000 hectáreas de viñedo, ajo, cebolla y huertas.

Herrera ha subrayado que la localidad cuenta con la ayuda y colaboración de la Junta "en todo momento". Una Administración que "nos ha dado su apoyo" para solicitar la declaración de zona catastrófica "y está trabajando para ver las líneas de ayudas con las que pueden contar los agricultores".

Asimismo, la primera edil de San Clemente ha agregado que desde la Junta se han puesto a trabajar analizando con qué tipo de ayudas europeas podrá contar en el municipio.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.