UPA-A ha exigido al Gobierno más agentes y más medios para la Guardia Civil si realmente se quieren atajar los robos en el campo, ya que los 25 equipos Roca que operan en las ocho provincias andaluzas son "escasos" para esta situación "insostenible".

En una nota, UPA-A ha apuntado que los robos en el campo se han convertido en "una auténtica sangría económica" para los agricultores, que "sufren cuantiosas pérdidas no solo por los daños en las infraestructuras sino también por las pérdidas de cosecha y la necesidad de contratar vigilancia privada".

La organización agraria no cuestiona los datos de la Delegación del Gobierno en el que expone la reducción de los robos en el campo gracias a las actuaciones de la Guardia Civil, pero sí afirma que "los daños que se producen a diario como consecuencia de esos robos, en comunidades de regantes, en los equipos e infraestructuras de riego, en fincas particulares, en naves, en gasóleo, en todo aquello que tenga un valor en el mercado, están llevando a los agricultores a una situación insostenible".

Para UPA-A, la estadística puede estar ocultando la realidad, y es que hay agricultores que "ya no denuncian porque están cansados de que sus quejas no tengan los efectos deseados". En este sentido, ha detallado que "la realidad es que se sigue robando a diario, no de forma aislada, y causando daños irreversibles". "El robo ha llegado a los niveles que ha llegado porque tiene un mercado", asegura el secretario general de UPA-A, Agustín Rodríguez.

"Los que estamos todos los días en el campo sabemos que la simple presencia de la Guardia Civil es el sistema más eficaz para evitar que se sigan perpetrando estos robos, aparte de perseguir las mafias que trafican con todo el material robado", asegura Rodríguez.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.