Los Bancos del Tiempo de la ciudad de Málaga celebran este miércoles el Día del Trueque con un mercadillo en la calle Alcazabilla de la capital con el que invitan a la ciudadanía a reflexionar sobre la reutilización de objetos, el reciclaje y el consumo responsable.

Entre las 11.00 y las 19.00 horas permanecen abiertos diferentes expositores en los que cada persona podrá traer un objeto para intercambiarlo por otro. Libros, discos, juguetes, bisutería, ropa y menaje del hogar son algunos de los productos que pueden encontrar quienes participen en este día.

Todos los objetos tienen la misma consideración y se intercambiarán uno por otro, para que de este modo se pueda ejemplificar si existe o no un consumo desmedido en la sociedad actual, han explicado, a través de un comunicado, desde el Ayuntamiento de Málaga.

Durante la mañana un grupo de escolares de la zona centro han intercambiado sus objetos y han participado en una dinámica que realizan los Agentes Dinamizadores de Limasa.

Se han puesto de manifiesto algunos de los valores estrechamente ligados con el funcionamiento de los bancos del tiempo como la igualdad, la participación, la democracia participativa, la ayuda mutua o el aprendizaje desde la experiencia.

El Banco del Tiempo es un proyecto social e igualitario, coordinado por el Área de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo, donde toda persona puede intercambiar con los demás sus habilidades, destrezas y conocimientos. La Asociación Arrabal-AID y la Federación de Asociaciones de Mujeres Ágora son dos de las entidades impulsoras de esta iniciativa.

En la actualidad, cerca de 2.000 personas de 18 a 86 años participan en alguno de los bancos de tiempo que están activos en Málaga. Desde su creación en el año 2009 en el Distrito Centro se ha extendido por toda la ciudad, llegando a Carretera de Cádiz, Bailén-Miraflores, Málaga-Este, Churriana, Teatinos, Puerto de la Torre, Ciudad Jardín y Cruz de Humilladero.

Más de 7.800 horas se han intercambiado en la ciudad, lo que refleja el dinamismo, las ganas de participar y la motivación por conocer a otras personas de todo el que participa en un banco de tiempo.

Servicios tan necesarios como el acompañamiento a citas médicas, respiro familiar, apoyo para hacer la compra o cuidado de animales; reparaciones en el hogar, como colgar un cuadro o arreglar un grifo que gotea; o enseñanzas básicas para manejarse en la cocina, dominar las nuevas tecnologías o descubrir otro idioma son algunas de las actividades que se pueden intercambiar en el Banco del Tiempo.

Consulta aquí más noticias de Málaga.