El sindicato UGT ha hecho este miércoles un llamamiento a la necesidad de rescatar a los 29.000 parados mayores de 55 años que hay en Castilla y León con la puesta en marcha de una prestación de 648,60 euros mensuales a lo largo de 2015 ya que la vocación del sindicato es alcanzar un salario mínimo de 1.000 euros.

Para acceder a esta prestación, cifrada en unos 93 millones de euros, los beneficiarios deben tener 55 años o más edad, estar en situación de desempleo, tener cotizados por jubilación un mínimo de 15 años y haber agotado la prestación por desempleo contributiva mientras que, según la propuesta de UGT, no se deberían tener en cuenta las rentas familiares para cobrar esta prestación que tendría como duración máxima hasta la edad ordinaria de jubilación.

Así consta en un documento entregado este miércoles por los dirigentes de UGT a los representantes de los distintos partidos políticos que, según todas las encuestas, tendrán hueco en el próximo Parlamento regional (PP, PSOE, IU, Podemos y Ciudadanos) a los que el sindicato que dirige Agustín Prieto ha planteado como principal reto la creación de empleo de calidad.

Según los datos aportados por UGT, casi ocho de cada diez parados de más de 55 años no cobra prestaciones por desempleo o cobra un subsidio de 426 euros de media.

Por otro lado, el secretario confederal de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, presente en la presentación de este documento, ha abogado por erradicar el "abuso" que se hace, a su juicio, en la contratación temporal causal que, según ha reclamado, debería tener carácter excepcional como manda la norma. Ferrer ha propuesto en concreto limitar los actuales encadenamientos de contratos establecido para las personas al puesto de trabajo para lo que ha apelado al papel fiscalizador de la Comunidad Autónoma.

Ferrer ha abogado también por estimular la demanda interna, el consumo y la inversión por lo que ha considerado importante el incremento de la renta tanto de los trabajadores del sector privado como de los empleados de la Administración que, según ha recordado, llevan cinco años con sus sueldos congelados con una pérdida de poder adquisitivo de 20 puntos.

En este sentido, ha reclamado la convocatoria de la Mesa General de la Función Pública para que las partes puedan negociar el incremento salarial para los empleados públicos que, a su juicio, debería estar por encima de la inflación.

Toni Ferrer ha apelado también a la previsión del Gobierno de que el PIB nacional crezca en torno a un 3,5 por ciento en 2015 para reclamar una redistribución de la riqueza.

Reducir la tasa de temporalidad en el ámbito público y privado, mejorar el acceso y permanencia de las mujeres en el empleo e impulsar un plan específico de empleo juvenil hasta los 35 años son otras de las propuestas de UGT en su objetivo de conseguir un empleo de calidad en Castilla y León.

En este sentido, el secretario regional de UGT, Agustín Prieto, ha abogado también por elaborar una nueva Estrategia Integrada para el Empleo, la Formación Profesional e Igualdad para la legislatura 2015-2019 con el objetivo de reforzar las políticas activas de empleo de la Comunidad.

Prieto ha recomendado establecer como mínimo el 3 por ciento del presupuesto de la Comunidad al Plan de Estímulos para el Crecimiento y el empleo para responder con más eficacia a los "graves problemas" del desempleo y la precariedad laboral que sufre la Región con medidas para combatir el desempleo juvenil y promover la calidad y la estabilidad.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.