La organización sindical FITG-UGT ha denunciado que la reducción presupuestaria y de las labores de prevención junto con las condiciones meteorológicas están detrás del primer gran fuego de más de 500 hectáreas, antes incluso de comenzar el periodo de campaña de incendios.

Por ello, la organización cree "necesario" concienciar a la ciudadanía de la importante presencia del factor humano en la mayoría de los incendios forestales, no solo en los que son intencionados "claramente" sino por encender fuegos cuando y donde no está permitido, arrojar cigarrillos encendidos en el monte, usar maquinaria agrícola en zonas de monte sin ningún tipo de precaución.

Así, señalan que el fuego que se declaró hace seis días en La Vall d'Ebo (Alicante) y no se ha conseguido extinguir hasta este martes, después de arrasar casi 2.000 hectáreas de masa forestal "de gran valor paisajístico".

El fuego se inició por la quema descontrolada de rastrojos un día en que había nivel 3 de riesgo de incendios a causa de las "extremas" condiciones climatológicas previstas en esa jornada.

En este sentido, subraya que debido a que en la campaña de incendios que comienza se prevén altas temepraturas que, conjugadas con la escasez de lluvias y a las deficientes tareas de prevención desarrolladas durante el invierno por las distintas comunidades autónomas, pueden acarrear cifras catastróficas para esta campaña si no se toman las medidas adecuadas.

"Emplazamos a la ciudadanía a que supla las carencias en materia forestal de las distintas Administraciones extremando las precauciones, para así colaborar a que la campaña de este año se llegue a cerrar sin tener que lamentar grandes siniestros", añade la organización que apela también a las autoridades a incrementar los controles sobre la utilización de maquinaria agrícola durante la época de cosecha de cereales.

Consulta aquí más noticias de Valencia.