Los Mossos d'Esquadra han denuncian a cuatro cazadores furtivos de rebecos en un coto vedado de Farrera (Lleida) por varias infracciones de la ley de caza, ha informado este miércoles la policía catalana.

Los cazadores furtivos, de entre 23 y 62 años, son vecinos de Sort, Tírvia, Alcorcón y Madrid, y fueron seguidos por una patrulla de los Mossos el 1 de mayo cerca del coto de caza de Tírvia-Farrera con la sospecha de que no tenían permiso del coto.

Una patrulla se dirigió a la zona y subió por la montaña hasta que llegaron a un riscal desde donde pudieron observar cómo compartían y disparaban un rifle con silenciador y como, en dos ocasiones, uno de ellos se marchaba del lugar y volvía poco después con la cabeza de un rebeco que guardaban en una mochila.

A primera hora de la noche una patrulla detuvo en la población de Roní a un todoterreno ocupado por los cuatro cazadores, y uno de ellos huyó corriendo hacia el bosque cargado con una mochila.

Todo apunta, aseguran los Mossos en un comunicado, que lo hizo para esconder las cabezas de rebecos que habían cazado, el silenciador ilegal que habían utilizado y otros utensilios incriminatorios.

Una vez comprobada toda la documentación aportada resultó, según la policía catalana, que incumplían diferentes artículos de la normativa de caza: falta de licencia de caza, cazar en época de veda o hacerlo en día no hábil, no presentar permiso de armas y falta de seguro.

Consulta aquí más noticias de Lleida.