La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA-Murcia) calcula, en una estimación inicial, que entre 500 y 1.000 hectáreas de cultivo han podido quedar arrasadas por la tormenta de granizo que este martes por la tarde se desplazó desde al Noroeste al Altiplano de la Región, produciendo graves daños en la zona norte de Jumilla y el municipio de Yecla.

En concreto, los parajes más afectados han sido Puerto de Yecla, Boalaje, Charquillos, Hoya del Pozo y Pinillos, todos ellos del campo de abajo del término de Yecla; así como La Hoya Torres, donde convergen los términos municipales de Jumilla y Yecla.

El viñedo ha sido el cultivo más afectado, con pérdida del 100% de la cosecha debido al estado vegetativo de la viña, con daños en yemas que provocarán pérdidas de entre el 60 y el 70 por ciento en la producción de 2016, por lo que será necesarias dos campañas para recuperar vegetativamente la planta y aspirar a una cosecha normal.

Los daños sobre la producción de oliva son menores debido a que se encuentra en floración, por lo que en este cultivo los daños han sido en la madera de los árboles pudiendo producirse el desarrollo de bacterias y heridas en madera con la posible entrada de plagas y enfermedades.

El almendro, que si tenía el fruto cuajado y en desarrollo, ha padecido una merma de producción del 30 por ciento, así como daños en madera en el fruto que ha quedado en el árbol.

En el cereal por su parte, afectado ya por la sequía y las altas temperaturas de la pasada semana, se estiman una pérdidas del 60 por ciento de la producción.

Los agricultores de las zonas afectadas encadenan tres años consecutivos de pérdida de producción, tras la sequía del pasado año y la merma de cosecha que se producirá el próximo.

Como consecuencia de estos daños, la consejera de Agricultura, Adela Martínez-Cachá, acompañada por dirigentes de COAG, se encuentra visitando a esta hora los cultivos dañadas por el granizo en la comarca del Altiplano, según informa COAG.

Consulta aquí más noticias de Murcia.