Un avión semiprecintado con esparadrapo pone en vilo a los pasajeros del vuelo Lisboa-Madrid

  • El aparato tenía problemas con una puerta.
  • Las autoridades obligaron a que la mitad del avión volara vacía por 'seguridad'.
  • Los pasajeros abandonaron el avión por la puerta siniestrada.
La situación precaria del avión puso en tensión a los pasajeros.
La situación precaria del avión puso en tensión a los pasajeros.
Quico Alsedo

El pasado domingo los pasajeros del vuelo VY6101 Lisboa-Madrid de la compañía Vueling realizaron el viaje en unas condiciones desastrosas al comprobar que toda la mitad izquierda de los asientos estaba precintada con esparadrapo.

La tripulación del Airbus 320 y capitán Patrick explicaron a los pasajeros que "no podían utilizar esa parte del avión porque tenían un problema de seguridad con la puerta delantera”.

Pero aseguraban que no tenían porque preocuparse, ya que sólo era un problema de seguridad.

Mientras, en tierra, otro grupo de pasajeros se levantaban en protestas contra la Policía lusa para decidir quiénes iban a ser los perjudicados por el incidente, en su gran mayoría españoles, que deberían hacer noche en Lisboa.

Entremedias de toda esta confusión se dieron varias escenas inusuales cuando varios operarios del aeropuerto entraban y salían del avión mirando la puerta estropeada con expresión francamente dubitativa.

Por otro lado, los afortunados que lograron embarcar se dedicaban a identificar sus equipajes en plena pista, junto a los motores del propio aparato, antes del despegue.

Con varias horas de retraso, el aeroplano semiprecintado y medio vacío, comenzó su trayecto en un clima de evidente nerviosismo.

Lo más inusual de todo es que al finalizar el trayecto los pasajeros fueron conducidos a abandonar el avión por la puerta que, según la tripulación, generó todos los problemas.

La compañía se defiende

La compañía Vueling ha asegurado que el vuelo 6101 entre Lisboa y Madrid se realizó con "total seguridad y cumpliendo las normas de la Dirección General de Aviación Civil", a pesar de que se registraba una avería en una rampa de evacuación de una de las puertas de emergencia del avión.

El vuelo se realizo con total seguridad y cumpliendo las normas de la Dirección General de Aviación Civil 

Este Airbus 320 con capacidad para 180 personas que comenzó a volar hace un año y medio, se detectó la citada avería, por lo que se siguió el procedimiento dictado por la DGAC, que estipula que no se puede usar la zona correspondiente al área de evacuación de esa puerta de emergencia, ya que los pasajeros no pueden salir por ella.

Por lo tanto, las autoridades aéreas tomaron la decisión del que el vuelo se realizase únicamente con 115 de los 167 viajeros previstos.

Mientras que otras 13 decidieron anular el viaje y la compañía les devolvió el importe íntegro del billete y otro grupo de 40 viajeros fue trasladado a hoteles y regresó a Madrid, la mañana del lunes.

La compañía procedió a acotar la zona que no se podía utilizar con una cinta "para que ningún pasajero se sentara allí".

Ante esta situación de nerviosismo los responsables aseguraron que la falta de pasajeros en una zona del avión "no provocaba descompensación en el peso del aparato, algo que sucedía en los aviones antiguos, pero no en los Airbus modernos de la flota de Vueling".

Este modelo de aeroplano tiene 8 salidas de emergencia, con lo que en el vuelo había siete operativas, al margen de la puerta inutilizada por la avería, confirmaron.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento