Detenidos los tres condenados de Segi tras disolver la Ertzaintza el "muro popular" en Vitoria

  • La policía autonómica ha identificado a más de veinte personas que se encontraban entre los concentrados para dificultar la detención los miembros de Segi.
  • De los siete condenados a seis años de prisión por pertencia a Segi aún quedaban por localizar a estos tres, ahora detenidos.
  • Los tres jóvenes estaban rodeados y camuflados entre cientos de personas ataviadas con pelucas, antifaces y camisetas naranjas.
La Ertzaintza saca a una manifestante del "muro popular" formado para evitar la detención de tres miembros condenados de Segi.
La Ertzaintza saca a una manifestante del "muro popular" formado para evitar la detención de tres miembros condenados de Segi.
José Ramón Gómez / EFE

La Ertzaintza ha detenido a los tres integrantes de Segi condenados por integración en banda armada, Aiala Zaldibar, Ibon Esteban e Igarki Robles, después de disolver el "muro popular" que los protegía en la Plaza de la Virgen Blanca de Vitoria.

La Policía Vasca ha rodeado el muro a las 7.45 horas y a las 9.00 ha comenzado a sacar uno a uno a sus integrantes. Sobre las 10.45 horas Zaldibar ha sido localizada y detenida y casi una hora después han sido arrestados los otros dos condenados.

La primera detenida fue Aiala Zaldibar, que estaba protegida por las cerca de 200 personas que formaban el muro popular y que iban ataviadas con antifaces y pelucas y algunos con pintura naranja en la cara para dificultar la identificación de los condenados.

Una vez localizada Zaldibar, los ertzainas han ido sacando del muro una a una a las personas que se encontraban a su alrededor hasta formar un pasillo y llegar hasta la joven vitoriana, aunque han tardado más de media hora en detenerla porque estaba atada mediante tubos y cadenas a otra media docena de jóvenes.

Los agentes han tenido que sacar en bloque y sin romper las cadenas a este grupo de personas encadenadas a Zaldibar, tras lo cual todos ellos han sido introducidos en una furgoneta de la Ertzaintza. Durante todo este operativo, Zaldibar, abrazada por las personas que estaban su lado, ha lanzado gritos de ánimo a los participantes en el muro.

El desalojo de la plaza de la Virgen Blanca ha comenzó pasadas las nueve de la mañana de este lunes, cuando alrededor de 30 antidisturbios han comenzado a deshacer el muro popular. Sus integrantes han ofrecido resistencia pacífica y los agentes han tenido que sacarlos en volandas y a rastras.

Además, han propinado porrazos que se han hecho más frecuentes a medida que el muro se iba deshaciendo y los ertzainas se acercaban a los condenados. Tras la detención de Aiala Zaldibar, la Ertzaintza sigue buscando entre los jóvenes que conforman este "muro popular" a los otros dos detenidos, el navarro Ibon Esteban y el vitoriano Igarki Robles.

Todos los accesos a esta céntrica plaza de Vitoria y las calles adyacentes se cerraron al tránsito de personas, de vehículos privados y de autobuses urbanos.

Los integrantes del "muro popular" ofrecieron resistencia pasiva al desalojo de la plaza, por lo que fueron sacados en volandas por los agentes, que propinaron algún porrazo ocasional, que a su vez fue respondido con gritos de protesta.

Para dificultar la tarea policial algunas personas estaban entrelazas entre sí mediante redes, por lo que los antidisturbios recurrieron a unas cizallas y un cúter para romper las cuerdas y liberarlos.

Los participantes en el muro corearon consignas como "Segi en la lucha", "Somos jóvenes no terroristas", "Vosotros matasteis a Iñigo Cabacas", "El pueblo no perdonará" y con llamamientos a la desobediencia.

Un 'muro' popular

Un "muro popular" protegía en Vitoria desde primeras horas de la tarde del domingo a los tres jóvenes de Segi condenados a seis años de prisión "por integración en banda armada" y a los que busca la Policía para su detención.

Los tres jóvenes estaban rodeados por cientos de personas ataviadas con pelucas, antifaces y camisetas naranjas en la Plaza de la Virgen Blanca de la capital alavesa.

El "muro popular" se  formó al finalizar la "marcha naranja" que recorrió las calles de Vitoria en apoyo a los siete jóvenes condenados por la Audiencia Nacional debido a su pertenencia a la organización juvenil Segi, declarada ilegal. De esos siete encausados, la Policía no ha logrado localizar todavía a tres, que son los que trataba de proteger el "muro popular".

Los tres jóvenes a los que busca la Policía se mostraron en varias ocasiones a rostro descubierto pero a continuación se mezclaron entre las cientos de personas que conforman el "muro popular".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento