La pintora zaragozana María Buil expone su nueva obra titulada 'Lo visceral en la experiencia estética', en la que traslada al visitante la idea de una presencia intensa de "lo real" enfatizado.

Mandarinas, copas de helado, porciones de tarta, azucenas, lirios, rosas, junto a cinco retratos, y un pequeño cuadro de un caracol son los objetos elegidos por María Buil, que ella denomina "retratos", para acercar al espectador a idea de una "presencia rotunda y unas emociones ligadas a esta representación, que generan la necesidad de verla, de poseerla visualmente", ha explicado la propia pintora en el catálogo de la muestra.

También ha relatado el por qué de la elección del óleo, una técnica a la que atribuye rotundidad y que enfatiza la materialidad de los objetos. "Es como si acentuara qué es lo que tienen esos objetos antes de tener nombre y antes de generalizarse en un concepto", ha precisado la autora.

María Buil recurre a objetos concretos, cotidianos y conocidos por todos para expresar "la calidad de emoción que tiene lo indefinido, lo que aún es inconsciente".

En esta colección los motivos elegidos son "materia desbordada o a punto de hacerlo" y la autora juega con el exceso, la abundancia y la exuberancia e intenta atrapar esa emoción dentro de un marco y ese es el reto que propone al espectador.

Los 32 óleos se pueden contemplar y también comprar en la Sala de Exposiciones Carlos Gil de la Parra, situada en Paseo Constitución 26, semiesquina con la Calle León XIII. La muestra está abierta al público hasta el próximo 13 de junio.

Excepto los cinco retratos que pertenecen a la colección privada, todos los cuadros están a la venta y los precios oscilan entre los 400 y los 3.500 euros.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.