Más cámaras de videovigilancia para atrapar al pederasta de Madrid.
Cámaras de videovigilancia. EUROPA PRESS

La instalación de cámaras de videovigilancia se ha disparado en Aragón un 17% en el último año, casi se ha duplicado desde 2012 y ha conllevado un bajonazo en la delincuencia que ha reducido los niveles de criminalidad a su nivel más bajo en una década.

Comunidades de vecinos, entidades bancarias, museos, ayuntamientos y otros estamentos públicos y sobre todo privados tienen colocados en toda la comunidad aragonesa 5.491 circuitos de videovigilancia, según la estadística de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) correspondiente al primer trimestre de este año.

En el mismo periodo de 2014 había 4.689 circuitos y hace tres años, en 2012, eran 2.859 (lo que supone un incremento desde entonces del 92%). El número de cámaras es incluso mayor que estas cifras, ya que la AEPD contabiliza registros, y cada uno puede tener desde una a cien o más cámaras. De los 5.491 circuitos de Aragón, la inmensa mayoría corresponde a entidades privadas; solo 177 es de instituciones públicas.

Dos años seguidos cayendo la criminalidad

El incremento de la videovigilancia ha conllevado de forma paralela un bajón en la delincuencia. La criminalidad cayó un 7,9% en 2013 y el año pasado se redujo de media un 5,3%, de 42.735 a 40.517 infracciones, según la estadística de Interior.

A lo largo de los últimos tres años han optado por instalar sistemas de videovigilancia diversos pueblos ante el creciente número de robos que registró, sobre todo a lo largo de 2011 y 2012, el medio rural aragonés. Entre otros, Gargallo, Estercuel, Altorricón... También se han instalado sistemas mejorados de videovigilancia en la Basílica del Pilar, tras el atentado de 2013.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.