El alcalde de Sevilla y candidato a la reelección por el PP, Juan Ignacio Zoido, se ha mostrado este domingo convencido de que logrará una victoria "con la mayoría suficiente" en las elecciones locales del próximo domingo día 24, porque "la gente sabe que hemos trabajando con honradez, honestidad, que hemos abierto las ventanas, que somos transparentes".

Durante su intervención en un acto con interventores y apoderados de Sevilla en el barrio de los Bermejales de la capital hispalense, en el que ha participado también el presidente del PP de Sevilla, Juan Bueno, Zoido ha manifestado además que "frente a nosotros no encontramos nada, porque nadie nos puede decir qué es lo que hay que hacer".

El primer edil ha recordado durante su intervención los años en los que permaneció liderando la oposición en el Ayuntamiento hispalense tras los comicios de 2007, que ganó el PP aunque no logró gobernar, según ha evocado no sin apostillar que de cara a aquellas elecciones "absolutamente nadie daba nada por nosotros".

Según Zoido, en aquellos años los 'populares' realizaron "una magnífica oposición". "Controlamos al gobierno, denunciábamos los casos de corrupción y al mismo tiempo hacíamos propuestas para que pudiéramos crecer, porque desde la oposición se pueden hacer muchas cosas", ha añadido antes de remarcar que por delante tenían "un gran reto para poder construir entre todos la Sevilla que aspirábamos y queremos".

Ya en 2011 también había encuestas que decían que el PP ganaría pero no gobernaría, según ha explicado el candidato a la reelección, que se ha referido así a los sondeos que ahora "dicen que ganaremos y que no gobernaremos". Sin embargo, ha garantizado a los presentes en dicho acto que "vamos a ganar y lo vamos a hacer con la mayoría suficiente".

Zoido ha valorado actuaciones de su equipo de gobierno, como "eliminar privilegios" en junio de 2011 al decidir "quitar las dietas de las empresas públicas, bajar los sueldos de los gerentes, eliminar los cargos directivos", y ha subrayado que entonces se empezó a "trabajar con honradez, honestidad, dedicación, poniendo a profesionales al frente de las empresas públicas y a los funcionarios a cargo de cada una de las direcciones para que juntos fuéramos capaces de trabajar con austeridad y honradez".

También ha presumido de que "los servicios públicos funcionan mejor" en la capital, de modo que "hoy día Tussam es una empresa estable, los trabajadores están encantados porque saben que gracias a la gestión que se ha hecho y al esfuerzo realizado por los trabajadores nos encontramos con una empresa saneada", al igual que los empleados de Lipasam "están contentos porque saben que con su esfuerzo y el nuestro les hemos podido dotar de más y mejor maquinaria, de un sistema de limpieza que limpiamos las 24 horas, los siete días y los 365 días del año", ha asegurado.

"Tenemos una administración moderna, hemos olvidado la corrupción y los escándalos y vamos a seguir trabajando", ha aseverado Zoido, para quien, en España, aquellos ayuntamientos que, como a su juicio ha hecho el de Sevilla, han estado "aplicando las políticas de rigor, austeridad, transparencia, sinceridad, profesionalidad en las empresas públicas" han demostrado que "somos la única garantía de viabilidad".

En esa línea, ha garantizado "continuar haciendo todo lo que hemos hecho bien" y "mejorar" y "rectificar" aquello que "haya que mejorar o que rectificar", pero, "sobre todo", se ha comprometido a mantener "la línea recta que hemos trazado de honradez, seriedad y compromiso".

El alcalde ha comenzado realizando una reflexión de carácter familiar aprovechando que la de este domingo ha sido la primera vez que su nieta le ha escuchado en un acto de este tipo, según ha explicado antes de apostillar que ella "no es consciente" de ello. "Yo quiero que ella sepa que su abuelo está otra vez dispuesto a volver a demostrar a Sevilla cómo se le quiere, cómo se le respeta y cómo estoy dispuesto por mejorar a Sevilla y a toda la sociedad sevillana", ha sentenciado.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.