El piloto español de MotoGP Jorge Lorenzo (Yamaha) reconoció que fue una carrera "difícil" la de este domingo en el Gran Premio de Francia a pesar de lograr la victoria, además reconoció haberse encontrado "muy bien" en las últimas vueltas lo que le ha permitido mantener la distancia con Valentino Rossi (Yamaha).

"Ha sido una carrera difícil porque el neumático delantero ha dado problemas. Por suerte con el deposito más vacío ha mejorado un poco y he podido sobrevivir a ese bajón para mantener la distancia, primero con Dovizioso y después con Rossi. He visto que Valentino pasaba a ser segundo recuperándome tiempo y he tenido que apretar mucho en las frenadas para aumentar la ventaja. En las últimas vueltas me he encontrado muy bien", señaló Lorenzo al término de la prueba.

El balear destacó el inicio de carrera como clave para la victoria. "El 'warm-up' ha sido difícil. La pista estaba muy fría, sabía que con neumático nuevo en carrera podía aguantar el ritmo a Márquez, pero se ha equivocado en la primera 'chicane', pilotando un poco agresivo y me ha permitido estar primero", comentó.

Después de un inicio de temporada un tanto dubitativo parece que Lorenzo vuelve a estar entre los mejores. "Superioridad, pero tirando mucho y estando muy concentrado. Es un deporte muy mental en el que influyen muchas cosas no sólo el piloto también la moto al cincuenta por ciento y tienes que tenerlo todo en su sitio. Además también han fallado cosas externas a la moto en los primeros grandes premios, pero ahora estoy pilotando como yo se", resumió.

Por último, tras la victoria en Le Mans, el español es segundo en el Mundial a 15 puntos de su compañero de equipo después de cinco citas mundialistas. "Este año Yamaha tiene una gran oportunidad de ser campeón del mundo, tanto conmigo como con Valentino Rossi, y hay que aprovecharlo. Parece que la Honda no tiene tanta ventaja como tenía el año pasado, Márquez no está tan fino, y hay que aprovechar hasta que dure", sentenció.