Ataque en Kabul
Vehículo de las tropas internacionales que ha explotado tras un ataque en Kabul (Afganistán). EFE

Al menos tres personas, una de ellas extranjera, han muerto y otras 18 han resultado heridas este domingo en un atentado suicida contra un convoy de las tropas internacionales en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de Kabul, informaron fuentes oficiales.

Un atacante suicida detonó un vehículo cargado de explosivos contra un convoy de las fuerzas extranjeras en el distrito policial número 15 de la capital afgana, cercano a un edificio militar de la OTAN y al aeródromo de la ciudad, dijo el jefe de Emergencias del Ministerio de Interior, Homayoon Ain.

Otros tres miembros de la misión policial de la UE han sufrido heridas levesLa misión policial de la Unión Europea en Afganistán (EUPOL) confirmó la muerte de uno de sus miembros, mientras que otros tres que viajaban en el mismo vehículo sufrieron heridas leves y han sido trasladados a una zona segura.

Entre los fallecidos se encuentran dos mujeres y el atacante, indicó en Twitter un portavoz del Ministerio de Interior afgano, Sediq Sediqqi, quien añadió que tres de los heridos son menores, ocho mujeres y los siete restantes hombres.

La OTAN no ha informado sobre bajas entre sus tropas, aunque tendrá que "recopilar más detalles" acerca de la explosión, dijo un portavoz de la organización, Brian Tribus.

Represalias de los talibanes

Los talibanes han reclamado la autoría del ataque y aseguraron que siete soldados extranjeros perecieron en él, indicó en su cuenta de Twitter Zabihullah Mujahid, un portavoz del grupo insurgente, que tiende a exagerar el alcance de sus acciones.

La formación anunció el miércoles represalias contra las tropas internacionales por la decisión de la OTAN de extender su presencia en Afganistán más allá de 2016 e insiste en la salida de las fuerzas extranjeras como condición para comenzar negociaciones de paz en el país.

En el último gran ataque en Kabul, 15 personas fallecieron el pasado jueves en una casa de huéspedes a manos de un insurgente armado, entre ellas cuatro indios, un estadounidense, un italiano y varios afganos.

La OTAN puso punto final en 2014 a su misión de combate en Afganistán, la ISAF, sustituida desde enero por una operación con 4.000 soldados en tareas de asistencia y capacitación, y que será seguida a su término de otra liderada por civiles pero con un componente militar.

Estados Unidos mantiene su misión "antiterrorista" de combate en Afganistán con cerca de 11.000 soldados, que han previsto permanecer en el país hasta 2016, aunque Washington se está replanteando los términos y la duración de esa operación.