Trabajadores de KFC
Imagen del vídeo de los trabajadores de KFC limpiando el pollo con una manguera. MFUMO BAMUZA

La franquicia de restaurantes de comida rápida Kentucky Fried Chicken (KFC) se ha visto obligada a pedir disculpas públicamente tras ver la luz un polémico vídeo de unos trabajadores suyos en un establecimiento en Braamfontein, Sudáfrica.

En las imágenes, dos empleados de KFC lanzan pollo al suelo de un recinto rodeado de bolsas de basura y comienzan a lavarlo con una manguera.

La empresa, tras verse las imágenes en digitales de medio mundo, tuvo que pedir disculpas a través de un comunicado.

En él, pedían perdón, pero a la vez aclaraban que esa carne no iba a ponerse a la venta e iba a ser tirada a la basura. Los trabajadores empanaron los pollos antes de descubrir que no cumplían los estándares de la empresa y por eso decidieron limpiarlos de esa manera antes de deshacerse de ellos.

En cualquier caso, consideraban inaceptable el proceso de limpiado de carne que puede verse en el vídeo.