El presidente de Burundi advierte de que "no habrá piedad" con los militares golpistas

  • El general Niyombaré anunció el miércoles en un cuartel en Buyumbura la destitución del presidente Nkurunziza por su decisión de optar a un tercer mandato.
  • Poco después los militares que intentaron un golpe de Estado anunciaron su rendición y entrega a la autoridades del país.
  • "Llamo a la población a ser solidaria para salvaguardar la democracia y acudir con serenidad a las elecciones", ha dicho el presidente Pierre Nkurunziza.
Fotografía de archivo fechada el 24 de junio de 2010 que muestra al presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza.
Fotografía de archivo fechada el 24 de junio de 2010 que muestra al presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza.
EFE/YANNICK TYLLE

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, ha advertido de que "no habrá piedad para los enemigos de la democracia" a su vuelta a la capital del país, tras el fracaso del golpe de Estado perpetrado por una facción del Ejército el pasado miércoles.

En un comunicado dirigido a la nación y colgado en su página oficial, el mandatario insta a los burundeses a participar en las elecciones de junio próximo, a las que anunció recientemente que se presentaría para aspirar a un tercer mandato en contra de la Constitución, lo que desató una ola de violentas protestas.

"Llamo a la población a ser solidaria para salvaguardar la democracia y acudir con serenidad a las elecciones", indica Nkurunziza, quien de vuelta al palacio presidencial en Buyumbura fue recibido entre vítores por centenares de simpatizantes, a su llegada en una larga caravana blindada. El mandatario agradece el trabajo de la policía y las fuerzas de seguridad que frustraron el golpe y asegura que "no habrá piedad para los enemigos de la democracia".

Señala que este golpe fallido se inició con levantamientos e insurrecciones "mínimas" en algunos lugares de la capital, orquestados "desde el pasado año e incluso antes" para derribar un poder "elegido democráticamente". En concreto, alude a varios campamentos militares ubicados en el distrito urbano de Musaga, que, en su opinión, siempre se han utilizado para orquestar golpes de Estado contra el poder en Burundi.

"La paz y la seguridad prevalecen en todo el país", afirma y agradece a los golpistas que se rindieron a las fuerzas de seguridad nacionales. El líder de Burundi también pide a la comunidad internacional que permanezca al lado de su país.

Nkurunziza confirma que las fronteras vuelven a estar abiertas, después de que el miércoles fueran cerradas al caer bajo control de una parte del Ejército.

Por último, hace una advertencia a aquellos que quieran "crear problemas" en Burundi: "La guerra puede comenzar y acabar en casa".

Detención del general Niyombare

Un portavoz de la presidencia anunció horas antes que el general burundés Godefroid Niyombare, principal cabecilla del fallido golpe de Estado contra el presidente, había sido detenido por las autoridades.

Niyombaré anunció el miércoles en un cuartel en Buyumbura, arropado por otros altos cargos militares, la destitución de Nkurunziza por su decisión de optar a un tercer mandato en las elecciones de junio. Los militares que intentaron un golpe de Estado hace dos días contra el presidente de Burundi anunciaron su rendición y entrega, según informan medios locales.

La entrega se produjo sobre las 07.00 (06.00 GMT) tras una llamada al Ministerio de Defensa, y minutos después fueron detenidos por las fuerzas leales al presidente. Entre los arrestados, según Buyumbura News, se encuentran el general Ndayirukiye Cyrille y dos altos mandos de la Policía, ademá del general Godefroid Niyombare.

El jueves, tras una jornada de graves enfrentamientos en las calles de Buyumbura, el presidente de Burundi anunció que había vuelto al país a través de su cuenta de Twitter, en la que felicitó a todos los ciudadanos "por su paciencia".

El presidente burundés, que desencadenó una ola de protestas hace dos semanas al anunciar que volvería a presentarse candidato en las elecciones de junio, atajó así los rumores sobre su paradero tras la cumbre celebrada ayer en Tanzania.

Mientras Nkurunziza participaba en la reunión de Dar es Salaam, un general proclamaba en Buyumbura el levantamiento. El presidente burundés abandonó la capital comercial tanzana en dirección a Buyumbura, donde su avión no pudo aterrizar porque militares habían cerrado las fronteras aéreas y terrestres de su país.

Durante las últimas semanas, al menos 20 personas han muerto en Burundi durante las protestas contra las aspiraciones del presidente a presentarse a un tercer mandato, algo que, según la oposición, prohíbe la Constitución burundesa.

La candidatura de Nkurunziza ha suscitado el temor entre grandes sectores de la población burundesa, que apenas hace una década salió de una guerra civil (1993-2005) que hundió al país y todavía afecta a la sociedad.

Retraso de las elecciones

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, "debería retrasar las elecciones" previstas para junio tras la ola de protestas contra su candidatura y la tentativa de golpe de Estado que ha sufrido el país, según recomendó el Instituto de Estudios de Seguridad (ISS).

"Bajo estas circunstancias, es fundamental que las elecciones se aplacen hasta que se restaure la estabilidad y la seguridad", señaló la investigadora sobre seguridad en África Yolande Bouka.

Las elecciones presidenciales burundesas estaban previstas para el 26 de junio, aunque las aspiraciones de Nkurunziza a un tercer mandato, algo que según la oposición contradice a la Constitución, generaron violentas protestas en la capital.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento