Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, en la sede de la oficina de Podemos en Madrid. JORGE PARÍS

Pablo Iglesias insiste en denunciar la forma de hacer política del PP y en especial las maneras de Esperanza Aguirre. Respecto al resto de adversarios políticos cree que con Albert Rivera y Ciudadanos hay más diferencias que semejanzas y reconoce que IU no está en su mejor momento, pero no le desea ningún mal.

¿Qué tiene Albert Rivera que no tenga usted?
Un pasado muy diferente, un pasado que tiene que ver con haber militado en el PP, con haber hecho una coalición con una formación de extrema derecha como Libertas, una votación muy fea contra el derecho de las mujeres de interrumpir un embarazo. Su negativa a condenar la dictadura franquista en el Parlamento Catalán, su vinculación a figuras ultras como Arcadi Espada, como Alfonso Rojo, como Isabel San Sebastián, como Yoyas. Creo que eso es lo que nos diferencia.

¿Y al revés, qué tiene usted que no tenga él?
Un pasado diferente, un pasado vinculado a los movimientos sociales, digamos un perfil más vinculado a la universidad y tener una serie de cosas muy claras. Tanto con respecto a los derechos de las mujeres como a las libertades civiles, y saber dónde pueden estar tus aliados y dónde no.

¿Cómo es su relación con Rivera?
Coincidimos en dos programas de televisión y luego en alguno más sin estar en la misma mesa, y nos hemos saludado cordialmente, pero no conversamos con frecuencia.

En la estrategia que está haciendo Ciudadanos, se han tomado las municipales como una ocasión importante de crecimiento político. De hecho tienen candidaturas propias en más de mil municipios. Usted ya hace mucho tiempo, desde casi las europeas, dijo que Podemos no iría a las municipales. Visto ahora, ¿fue un acierto o fue un error?
Un enorme acierto, y creo que en Ciudadanos han sido enormemente irresponsables y que las municipales podrán ser su tumba.

Las elecciones municipales pueden ser la tumba de Ciudadanos¿Por qué?
He leído que Ciudadanos está contratando detectives privados para investigar a sus propios candidatos. Creo que Ciudadanos, una formación política de origen catalán, no conoce a la gente que se está presentando por su partido a las elecciones municipales.

¿O sea que tienen un riesgo de reputación en sus propias listas en muchos sitios?
Absoluto, absoluto, absoluto.

¿Ese fue el motivo por el que se decidió en Podemos que no irían a las elecciones?
Uno de los más importantes. Con ocho mil municipios en España, nosotros no podíamos asegurar el control de quién va a esas candidaturas.

¿Pero no podrían haber decidido ir a las cincuenta grandes ciudades?
En ese caso y en las cincuenta grandes ciudades Podemos está, apostamos por algo que nos pareció más responsable: las candidaturas de unidad popular. Trabajando con sectores de probada reputación, sectores asentados en el territorio que habían trabajado en sus ciudades y en sus pueblos, y nosotros empujando y trabajando con ellos. El resultado además va a ser que vamos a participar en gobiernos municipales, creo que vamos a ganar en Barcelona, creo que vamos a ganar en la ciudad de Madrid, creo que vamos a ganar en A Coruña, que vamos a ganar en Santiago.

¿Ganar como lista más votada o ganar la alcaldía?
Ganar la alcaldía o incluso como lista más votada en algunos lugares. 

'Puntos en común' con Esperanza Aguirre

¿Hay una especial fijación de usted con la condesa y de la condesa con usted? Lo pregunto porque llevan un año intercambiando dardos.
Es verdad, es verdad. Creo que los dos tenemos una cosa que es casi de titular. Los dos tenemos algo en común, y es que no somos ambiguos. Yo creo que Esperanza Aguirre es el PP sin disfraz, es el PP con el traje nuevo del emperador en el que el emperador va desnudo. Cuando Esperanza Aguirre sale, sale la verdad de lo que es el PP; sin matices, sin disfraces, sin técnicas electorales.

¿Lo que calificó el otro día usted en un mitin como gentuza?
Efectivamente, efectivamente.

¿Lo de gentuza iba por ella o iba por el PP en general?
Iba por la forma de gobierno que representan. Hablamos de una figura que saca pecho cuando uno de sus vicepresidentes está en la cárcel, el de las cuentas en Suiza, y el otro está investigado por el famoso ático. ¡Doscientos contratos de la Gürtel! Ese tipo de arrogancia al hablar, esa manera de utilizar la agresividad en política... Efectivamente, es que son lo que les llamamos. Cuando les decimos ladrones, corruptos, creo que estamos diciendo las cosas como son, llamando a las cosas por su nombre. Y hay gente que me para por la calle y me dice, "gracias, gracias por decir las cosas así, porque es lo que pensamos muchos ciudadanos". A mí me encantaría debatir con Aguirre en televisión, ya lo he dicho unas cuantas veces, porque es un PP sin matices, es la verdad del PP.

Con Zapatero he vuelto a tener alguna conversación, pero solo por teléfono¿Tienen algún trato personal con ella?
No, no. Tampoco tendría problema en tenerlo, ¿eh? Yo me tomaría un café o una cerveza con cualquiera.

¿No ha habido ocasión?
No ha habido ocasión, pero si la hubiera yo no tendría ningún problema. Es verdad que luego hay diferentes feelings personales. Yo tengo una relación casi de amistad con Javier Nart, de Ciudadanos, que es eurodiputado. Es un hombre al que admiro mucho. Tengo una relación muy cordial con Esteban González-Pons, del PP; con Pepe Bono, ya se conoce que hemos hablado muchas veces; incluso con ZP tengo una relación cordial; con otros diputados del PSOE, con Javier Couso, de IU... Creo que es una cosa buena que independientemente de la dureza hacia afuera, en el trato personal haya cierta cordialidad.

¿Con ZP ha tenido más contactos después de la famosa cena en casa de Bono?
Alguna conversación por teléfono.

¿Sólo por teléfono?
Sólo por teléfono.

La reunión con el rey, quizá después de las elecciones

Quien no le ha llamado ha sido la Casa del Rey... ¿O sí?
Nosotros presentamos una solicitud de encuentro, nos dieron acuse de recibo.

¿Y nada más?
Y nada más. Y después, cuando encontré al Jefe del Estado en uno de esos corrillos en Bruselas, me dijo que tenían problemas de agenda y que había dos posibilidades: o que fuera después de las elecciones municipales y autonómicas o ya después de las generales.

¿Pero no le ha llamado ni siquiera para decir si ha visto 'Juego de Tronos'?
No, no me ha contado si la ha visto o no.

El Rey no me ha dicho si ha visto 'Juego de Tronos'He oído alguna crítica interna en Podemos. Dicen algunos críticos que da la impresión de que Pablo Iglesias tiene un excesivo afán por tener un encuentro con el Rey.
Excesivo, no. Un encuentro que responde a la normalidad. Yo creo que es razonable que el secretario general de una de las mayores fuerza políticas de España se vea con el Jefe del Estado. Es una cosa simple, sencilla, de normalidad democrática. Lo único que nosotros hemos hecho es mandar una carta a la Casa Real, como han hecho todos los partidos solicitando un encuentro.

¿Rivera ha visto al rey?
No me consta que ese encuentro se haya producido todavía.

¿Y sabe si lo ha pedido?
No lo sé, no lo sé.

De eso no han hablado entre ustedes.
No, de hecho con Rivera hace mucho que no hablo.

Su relación con Alberto Garzón y el futuro de IU

¿Y con otro de los jóvenes políticos emergentes y además creo que antiguo amigo suyo, Alberto Garzón, la relación cómo es ahora?
Hace mucho tiempo que no hablamos, en el pasado sí que conversamos alguna vez más, pero tenemos una relación normal. Hace no muchos meses le invité a uno de los programas que yo presento, Fort Apache, y estuvo como tertuliano en un debate que tuvimos allí.

¿Pero siguen siendo amigos?
Nunca tuvimos una amistad muy intensa, pero sí esa amistad de tomar una cerveza de vez en cuando y conversar y hablar por teléfono alguna vez.

Izquierda Unida no está en su mejor momento, pero no son nuestro adversario¿Le da menos importancia a Alberto Garzón en unas posibles estrategias de pactos futuros porque no ve que Izquierda Unida tenga viabilidad?
No lo sé.

¿Qué cree que va a pasar con Izquierda Unida electoralmente en los próximos meses, ahora en el ciclo autonómico municipal y después en las generales? ¿Hacia dónde va?

Creo que no están en su mejor momento y que eso se va a notar electoralmente, pero no son nuestro adversario y no quiero gastar tiempo en criticar a una formación política con la que nosotros competimos y a la que le deseo lo mejor.