Control de la Guardia Civil
Un agente de la Guardia Civil y un perro adiestrado registran un vehículo. MARINA LÓPEZ / ACN

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado que tres altos mandos del cuerpo en Cataluña utilizan coches de alta gama confiscados a narcotraficantes no sólo cuando están de servicio o acuden a actos oficiales sino también para su disfrute personal.

La asociación critica que los agentes deban patrullar en coches de seguridad cuestionableSe trata del teniente coronel jefe de la comandancia de Barcelona que usa un BMWX6, el comandante al aeropuerto del Prat que tiene un AudiQ7 y de un responsable de la Policía Judicial de Barcelona que circula con un Porsche Cayenne, según ha anunciado el AUGC en rueda de prensa este jueves.

En los tres casos, son coches que un juez ha cedido al cuerpo para destinarlo a la lucha contra el narcotráfico o el terrorismo y no "para ir al súper o con la familia en la playa".

Los jueces pueden ceder el uso de los coches confiscados para que la policía los use para desactivar bandas criminales como las que utilizaban estos vehículos. Además, el cuerpo debe asumir los gastos de gasolina y peajes, según el secretario de comunicación y relaciones institucionales de la AUGC, Juan Antonio Delgado.

"Es vergonzoso e inaceptable que un guardia civil de la escala básica tenga que patrullar con un coche de 400.000 kilómetros donde la seguridad no está a la altura y que un jefe se quede un de estos vehículos y que también lo use para que su mujer vaya al supermercado", ha lamentado.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.