Aludes y fuertes lluvias en Bangladesh
Un grupo de bomberos recupera el cuerpo sin vida de un niño en Chittagong, al sur de Bangladesh (EFE/Stringer) EFE

Lluvias y aludes provocaron la muerte de al menos 80 personas en Bangladesh, mientras las tormentas monzónicas castigan el país, dijeron el lunes las autoridades bangladesíes.

Las fuertes lluvias desataron aludes que enterraron viviendas, lo que provocó solo en la ciudad portuaria de Chittagong la muerte a 65 personas y dejó a decenas de desaparecidos, según señalaron la policía y los testigos.

Alrededor de 70 personas fueron hospitalizadas con heridas, en tanto otras casi 100 están desaparecidas, dijeron las autoridades de distrito de Chittagong, que temen que la cifra de fallecidos se dispare.

"Situación terrible"

"Nos enfrentamos a una situación terrible. Aún llueve intensamente y la visibilidad ha disminuido marcadamente. Los caminos están bajo agua", dijo un rescatador en la zona por teléfono.

Nos enfrentamos a grandes dificultades al intentar ayudar a la víctimas

"Nos enfrentamos a grandes dificultades al intentar ayudar a la víctimas", comentó por su parte otra fuente de rescate.

"El desastre nos agarró desprevenidos, impactó repentinamente", dijo Mokhlesur Rahman, comisionado de la división de Chittagong.

Tormentas electricas y lluvias torrenciales

El Ejército, bomberos y la policía se unieron a los voluntarios en la búsqueda y los esfuerzos de rescate, pero las carreteras inundadas son un gran problema, detallaron testigos y funcionarios.

Estoy esperando el cuerpo de mi hija, que murió en el alud que también enterró mis esperanzas

Especialistas en clima dijeron que el lunes cayeron 225 milímetros de lluvia en Chittagong y los distritos vecinos, el máximo registro de la historia para un período de 10 horas.

En otras partes del país, tormentas eléctricas provocaron el fallecimiento de 13 personas, dijeron autoridades locales.

"Estoy esperando el cuerpo de mi hija, que murió en el alud que también enterró mis esperanzas", dijo Mohammad Yusuf, de 50 años, en el Hospital Universitario Chittagong.