La UE pide a España que acoja a un 9,1% de demandantes de asilo y a 1.500 nuevos solicitantes

  • El sistema de cuotas, que se precisará a final de mes, distribuirá entre todos los estados a los demandantes de asilo que ya están en la UE.
  • El mayor peso recaerá sobre Alemania, Francia e Italia, mientras que Reino Unido, Irlanda y Dinamarca podrían quedar fuera del sistema de cuotas.
  • España no rechaza su colaboración, pero pide que se tome en consideración los esfuerzos españoles en materia de inmigración.
Fotografía de archivo que muestra una bandera de la Unión Europea frente a la sede de la Comisión Europea (CE).
Fotografía de archivo que muestra una bandera de la Unión Europea frente a la sede de la Comisión Europea (CE).
EFE/OLIVER HOSLET

La Comisión Europea (CE) ha propuesto este miércoles crear un sistema temporal de cuotas para distribuir entre todos los Estados miembros a los demandantes de asilo que ya están en la Unión Europea (UE), así como un mecanismo para absorber a 20.000 refugiados de países terceros.

"Necesitamos transformar en acción nuestras palabras sobre la necesidad de solidaridad", señaló el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, en conferencia de prensa. Precisó que el sistema de cuotas se concretará a finales de mes e irá dirigido a aliviar la presión que soportan los países más expuestos.

La alta representante de la UE, Federica Mogherini, dijo que esta nueva estrategia de inmigración muestra que "la respuesta es finalmente europea" y no un problema de solo algunos Estados miembros, al tiempo que destacó la importancia de cooperar con los países de origen de las personas que buscan asilo.

El nuevo plan de inmigración incluye también medidas para reforzar las tareas de búsqueda y rescate de la Agencia Europea para la Gestión de las Fronteras Exteriores (Frontex), así como propuestas para impulsar la lucha contra las redes que trafican con inmigrantes y la apertura de vías para la "inmigración cualificada". Una iniciativa que aún tienen que concretarse en propuestas legislativas a lo largo del año y recibir el visto bueno de los países de la UE.

El sistema de cuotas respetará un criterio de distribución basado en factores como el PIB, la tasa de desempleo, la población y el número de demandantes de asilo que ya haya aceptado cada país. El Ejecutivo comunitario proporcionará una financiación adicional de 50 millones de euros para 2015 y 2016 con el fin de ayudar a los Estados miembros a acoger a 20.000 nuevos demandantes de asilo.

De las 626.065 solicitudes de asilo que recibió la UE en 2014, solo en 184.665 casos se acabó ofreciendo algún tipo de protección y esa ayuda vino sobre todo de cinco países: Alemania (aceptó proteger a 47.555 personas) Suecia (33.025), Francia (20.640), Italia (20.630) y Reino Unido (14.065), de acuerdo con datos de Eurostat.

España acogerá a un 9,1% de los demandantes

Con el nuevo sistema, España deberá acoger al 9,1% de los demandantes de asilo que ya están en territorio comunitario y deban reubicarse para aliviar a los países más afectados por la crisis migratoria en el Mediterráneo —como Italia, Grecia o Malta— y también a 1.549 de los 20.000 nuevos refugiados que la UE pretende acoger durante los años 2015-2016.

Según este sistema de reubicación, el mayor peso recaerá sobre Alemania (que deberá acoger al 18,42% de los que ya están en la UE y a 3.086 nuevos), Francia (14,1% y 2.375, respectivamente) e Italia (11,84% y 1.989).

Las cuotas obligatorias de solicitantes de asilo han chocado hasta ahora con la oposición radical de los Estados miembros, que alegan que se trata de una cuestión que afecta a la soberanía nacional. No obstante, el agravamiento de la crisis migratoria en el Mediterráneo ha llevado a algunos países como Alemania o Francia a cambiar de posición.

Reino Unido, Irlanda y Dinamarca no entran en el reparto

Sin embargo, Reino Unido, Irlanda y Dinamarca podrán quedar fuera de la aplicación de esta medida porque gozan de derechos de no participación en materia de Justicia e Interior, reconocidos por el Tratado de funcionamiento de la UE.

"Son estos tres países los que tienen que decidir si quieren participar", afirmó Timmermans, quien añadió que no hay más opción que respetar lo que estipulan las normas comunitarias y confiar en que haya solidaridad entre los socios de la Unión.

Reino Unido ya ha dejado claro que no participará en un sistema obligatorio de reasentamiento y se ha mostrado partidario de devolver a los inmigrantes a sus países de origen lo antes posible.

La República Checa también rechaza el sistema al considerar que eso no sería "sostenible a largo plazo". El primer ministro checo, el socialdemócrata Bohuslav Sobotka, señaló que un sistema de cuotas obligatorias, en el marco de los mecanismos del espacio Schengen, "será más bien un incentivo para los inmigrantes".

Margallo, pide tener en cuenta los esfuerzos de España

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha señalado este miércoles, al ser preguntado por este asunto, que España "está soportando un peso proporcionalmente muy superior al que están haciendo otros países". El titular de Asuntos Exteriores ha destacado que ha insistido, en primer lugar, en que "es un programa voluntario" y, en segundo, en que "es necesario tener en cuenta el esfuerzo que los países están haciendo en materia de inmigración".

Al respecto, ha aseverado que "España ha hecho un esfuerzo muy superior al de nuestras propias fuerzas". "Somos la frontera sur de la Unión y hemos hecho un esfuerzo que ha sido coronado con gran éxito", ha resaltado. "Esto nos he llevado a emplear muchos recursos, muchos esfuerzos, y hay que tenerlo en cuenta cuando se nos pide un esfuerzo adicional", ha manifestado García-Margallo.

Así, ha dicho ser consciente de que "hay que hacer frente a esto" y de que "es un problema europeo, es un problema de todos". Por lo tanto, "no rechazamos nuestra colaboración, en ningún caso, en este tampoco, pero hay que tener en cuenta lo que ya estos haciendo, el peso que estamos soportando, que es proporcionalmente muy superior al que están haciendo otros países", ha señalado.

"El plan marca una fecha importante en la asunción de responsabilidad por parte de Europa respecto al problema de la inmigración y, además, es una señal de solidaridad con Italia", afirmó el titular italiano del Interior, Angelino Alfano, que mostró su satisfacción por la propuesta de la Comisión de "repartir de forma equitativa a los demandantes de asilo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento