Los precios de la vivienda en España caerán entre un 2 y un 8% en términos nominales el próximo año tras experimentar ligeras subidas en torno al IPC en el presente ejercicio, según el último informe 'Iberian Navigator' de Deutsche Bank.

El informe prevé un ajuste inevitable en el sectro con una gradual correción de precios
El informe, que analiza la situación del mercado de la vivienda en España, prevé un "ajuste inevitable" en el sector con una "gradual corrección" de los precios no antes de 2008.

Bajo el sugerente título de 'El mercado español de la vivienda: living la vida loca', el análisis pronostica bajadas nominales de entre el 2% y 8% en 2008, seguidas por cuatro o cinco años en los que los precios subirán entre un 0% y el IPC, lo que para Deutsche Bank supondría un ajuste total del 20% al 25% en términos reales.

Brusco aterrizaje en la construcción

Además, la entidad alemana vaticina un "brusco aterrizaje" en la construcción de viviendas, cuyo ritmo actual califica de "insostenible", y que caería a un rango de entre 450.000 y 600.000 unidades en dos o tres años.

La entidad germana establece un escenario en el que se producirá la salida de los actores no profesionales del sector de la construcción ante el empeoramiento del entorno, con descensos en la demanda extranjera de vivienda así como en la de carácter especulativo, mientras que la demanda de primera vivienda se mantendría en un nivel alto de entre 300.000 y 450.000 residencias y la demanda inmigrante permitiría sostener el mercado.

Menos créditos hipotecarios

Por otro lado, el banco destaca la desaceleración en la demanda de créditos hipotecarios motivada por las subidas de tipos de interés, los elevados precios de la vivienda y la caída de la confianza de los consumidores.

Deutsche Bank augura que la tendencia se mantendrá en el futuro con una intensidad que variará en función de la evolución de factores como el desempleo y los tipos de interés, que el banco sitúa en el nivel de entre el 5,5% y el 6% como momento crítico para el incremento de la morosidad.

Sin embargo, Deutsche Bank subraya que las entidades españolas se encuentran bien provisionadas para afrontar un escenario de mayor deterioro del previsto en el crédito, y añade que los bancos españoles compensarán el menor crecimiento de las demandas de créditos hipotecarios con la revalorización de sus activos por las subidas de tipos de interés.