Mujeres afganas que han intentado inmolarse con fuego o han sido víctimas de violencia familiar se han asociado para ayudarse en su recuperación y prevenir otros casos. La Asociación de Cooperación por Afganistán impulsa el proyecto.

En sólo seis meses, el Hospital General de Herat, en Afganistán, ha tratado a 345 mujeres que llegaron al centro con graves quemaduras provocadas por un accidente, por violencia doméstica o porque ellas mismas intentaron suicidarse.

La iniciativa la promueve la ONG catalana Asociación de Cooperación para Afganistán (ACAF), que trabaja desde hace años en el país y que en la actualidad tiene en marcha un proyecto que, con el nombre de Ariana, pretende ofrecer ayuda psicosocial a las mujeres quemadas en la ciudad de Herat y aglutinar recursos que las permitan reinsertarse en sus comunidades.

El proyecto Ariana

El proyecto Ariana de la Asociación de Cooperación en Afganistán se puso en marcha en septiembre de 2006 con la elaboración de un estudio sobre los motivos que llevan a las mujeres afganas de Herat a inmolarse.

En una entrevista realizada por el canalsolidario.com, la portavoz de ACAF, Gloria Company señaló que las mujeres afganas "tienen muy pocas posibilidades de acceso al trabajo, no tienen independencia, no pueden estudiar ni tienen recursos económicos y la tasa de violencia doméstica es muy alta".

En muchos casos, se trata de jóvenes de 13 ó 14 años que se casan con hombres mayores a cambio de una dote. Deciden inmolarse o reciben malos tratos por parte de sus madridos o de las madres de estos.

Con la ayuda de esta ONG, se hacen tareas de mediación con la familia, se presta apoyo psicológico a las mujeres. Incluso se ayuda a las chicas a aprender otros idiomas como el inglés (PDF) .