La Policía Local de Huércal Overa (Almería) halló este lunes en el interior de un pozo de unos veinte metros de profundidad el cadáver de un menor de 16 años, identificado como Adrián G.M, que desapareció en la madrugada del domingo, informaron fuentes del 112 y de la Policía Local.

Según fuentes de la Guardia Civil, el menor fue sorprendido por agentes de la Policía Local con otro grupo de jóvenes haciendo botellón en un descampado de la localidad.

El menor cayó accidentalmente en el pozo cuando hacía botellón con los amigos
Al ser sorprendidos por los agentes, los menores comenzaron a correr por el descampado, de escasa luminosidad, de forma que A.G.M., sin percatarse de la existencia en el lugar de un pozo de tres metros de ancho, uno y medio de largo y veinte de profundidad, cayó accidentalmente en el interior del mismo.

Las fuentes, que detallaron que por el momento se desconocen las causas de la muerte del joven, explicaron que fue un agente de la Policía Local el que, acompañado por el padre de la víctima, dio el aviso de que había localizado lo que parecía ser el cuerpo del menor, cuya desaparición había sido denunciada por su progenitor en la madrugada del domingo.

La recuperación del cadáver se prolongó durante más de una hora
Hacia la zona del hallazgo, conocida como el camino de los Cocones, situada detrás del polideportivo de la localidad, se desplazaron los servicios sanitarios, la Guardia Civil y los bomberos de Turre que recuperaron el cadáver, una tarea que se prolongó durante más de una hora, según señaló un portavoz del parque de bomberos.

Sobre las 03.20 horas de este lunes, una vez concluido el rescate del cuerpo del joven -en el que los bomberos apreciaron numerosos hematomas propios de la caída al pozo- los servicios sanitarios confirmaron la muerte del muchacho, por lo que al lugar se desplazó la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver.