Un ciudadano nigeriano, Osamuyia A. de 23 años, falleció anteayer, sábado, a bordo del avión de Iberia en el que era deportado a Lagos custodiado por agentes policiales, después de que un juzgado de la localidad madrileña de Fuenlabrada hubiera dictado orden de expulsión contra él, informaron a Efe fuentes policiales.

Las fuentes policiales hablan de muerte súbita

Según esas fuentes, el inmigrante ilegal falleció de "muerte súbita" aunque afirmaron que las causas no se podrán determinar hasta que hoy se practique la autopsia del cadáver.

Sin embargo, según El País, el hombre pudo morir al tragarse la venda con la que había sido amordazado por los agentes para evitar que les mordiese. 

Orden de expulsión

Osamuyia fue embarcado en el aeropuerto de Barajas en el vuelo de Iberia 3746 con destino a Lagos en cumplimiento de la orden de expulsión dictada por el Juzgado de Instrucción Número 1 de Fuenlabrada.

El deportado tenía once antecedentes policiales por diversos motivos, entre los que figuran agresión sexual, robo, amenazas, daños, resistencia y desobediencia.