Un incendio que se produjo la noche del jueves en el cuadro de distribución de energía de la Facultad de Medicina les dejó sin luz ni teléfono, lo que provocó que los estudiantes tuvieran que trasladar sus exámenes del viernes al edificio de usos múltiples que está junto a la Facultad de Derecho. También el IOBA, instalado en el mismo bloque, tuvo que atender a sus pacientes en la consulta de una colaboradora, ya que no pudieron ni siquiera encender los ordenadores para avisar a los pacientes. Otras dependencias como la Casa del Estudiante o el Palacio Conde Ansúrez también se vieron afectados en las comunicaciones. Todo apunta a que la causa del incendio fue una sobrecarga en el transformador.