Las parejas de hecho ganan cada vez más terreno a las bodas. En los últimos seis años, el número de personas que eligen esta opción en lugar de acudir al altar se ha triplicado, mientras que los matrimonios tienden a reducirse. El año pasado se apuntaron en el registro de parejas de hecho de Aragón 369 parejas (siete de ellas de homosexuales), frente a las 127 de 2001 (tres de personas del mismo sexo).


Y la tendencia es creciente. En lo que va de año ya se han inscrito 180 parejas (dos de ellas homosexuales), lo que supone que ya se apuntan más de una pareja cada día. Hace seis años no llegaba a una inscripción cada tres días.

Las bodas siguen siendo la opción mayoritaria, pero desde hace varios años tienden a estancarse e incluso reducirse. En 2005 (último año del que se tienen datos completos) se casaron en Aragón 5.676 parejas, frente a las 6.027 del año 2000 o las 5.967 de 2002.
Ya se apuntan más de una pareja cada día, cuando hace seis años no llegaba a una inscripción cada tres días


En total, en el registro de parejas de hecho de la comunidad aragonesa (que se puso en marcha en 1999) ya hay apuntadas 1.757 parejas. De ellas, 55 son homosexuales. Cada año se inscriben entre 5 y 15 parejas del mismo sexo. La mayoría de ellas son de la provincia de Zaragoza.

El incremento en el número de parejas de hecho está relacionado con el aumento de rupturas matrimoniales y la percepción de inseguridad que ello provoca en los jóvenes, que huyen de ataduras y papeleos. Cada año se registran en la comunidad aragonesa unas 3.500 rupturas matrimoniales. También influye el hecho de que la convivencia fuera del matrimonio haya dejado de ser tabú.

También pueden adoptar niños

Formar una pareja de hecho conlleva deberes y derechos, pero no tantos como en el matrimonio. Los miembros deben compartir gastos y responder ante las deudas comunes. En el caso de muerte de uno de los miembros, el otro tendrá derecho al mobiliario de la vivenda. También pueden adoptar niños. Para registrarse, deben vivir en Aragón, ser mayores de edad y no tener vínculos familiares entre ellos ni estar casados.