Jóvenes se golpean hasta   sangrar y lo ponen en la red
Varios momentos de las peleas protagonizadas por los jóvenes, que aparentan entre 14 y 17 años.

Las nuevas tecnologías han hecho que prolifere entre los jóvenes la moda de grabar todo tipo de peleas con el teléfono móvil. Tras compañeros de instituto, vagabundos o profesores, ahora, lo último es pegarse entre ellos mismos. 

Mientras no se esté cometiendo un delito flagrante, o exista una denuncia, no tenemos nada que hacer


Es lo que ocurre en el parque Artaza, en Leioa, donde un grupo de jóvenes se reúne a plena luz del día para organizar combates entre los miembros de la misma cuadrilla, grabarlos con el móvil y colgarlos después en Internet.

Los chavales, al menos, utilizan unos guantes de boxeo, aunque no parece que haya unas reglas determinadas. Eso sí, en cuanto hay sangre, paran, al más puro estilo El club de la lucha, la película de David Fincher protagonizada por Brad Pitt y Edward Norton.

Y mientras los chicos pelean, las chicas les animan cual cheerleaders americanas; sólo que, en vez del clásico ¡dame una A!, en los vídeos de los combates que cuelgan por la red se oyen otros gritos un poco más agresivos, como ¡dale, joder! o ¡mátalo!

Las peleas se van sucediendo entre el grupo de chavales animados por sus propios amigos. Primero Brasi contra Endi, luego éste contra Unax, y éste último de nuevo contra Brasi; y así sucesivamente. Todo ello bajo la supervisión de un permisivo juez que no es otro sino uno de los compañeros, al que luego le tocará combatir. Las risas entre los jóvenes no cesan mientras dura todo el combate, en un campeonato que ellos han optado por denominar 'Artaza Combat'.

Ni la Policía Municipal de Leioa ni la Ertzaintza han detectado o actuado hasta ahora contra estas peleas en el parque, aunque tampoco podrían hacer mucho por evitarlo. "Mientras no se esté cometiendo un delito flagrante, o exista una denuncia, no tenemos nada que hacer, ya que si se pegan entre ellos hay consentimiento", explica a 20minutos un portavoz de la Policía Autonóma.

Se pegan por "insatisfacción"

El sociólogo de la Universidad de Deusto Javier Elzo explica ante la agresividad, aparentemente sin motivación, de la juventud, que "no hay violencia que no responda a una insatisfacción, necesidad o falla". Elzo argumenta que vivimos en una sociedad del espectáculo donde los jóvenes tienen "necesidad de grabar la violencia y darla a conocer; buscan protagonismo y publicidad".