Aparcar en doble fila o en el carril-bus, hablar por el teléfono móvil mientras se conduce, incluso el exceso de velocidad o conducir bajo los efectos del alcohol.

Estas infracciones que podrían verse reducidas en gran medida gracias al carné por puntos, con el consiguiente beneficio para la seguridad y el transporte público, seguirán sin restar puntos a los conductores valencianos en la capital hasta finales de año, a diferencia de lo que sucede en la mayoría de grandes ciudades de España.


Así, desde que entró en vigor el carné por puntos el 1 de julio del año pasado, las multas de la Policía Local ya restan puntos en ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Alicante, Zaragoza, Málaga, Valladolid y Vigo.

Para que suceda lo mismo en Valencia, el servicio central técnico del Ayuntamiento debe conectarse informáticamente a Tráfico. Sin embargo, fuentes de esta última entidad han confirmado a 20 minutos que esto aún no ha sucedido: "Por nuestra parte está todo listo y estamos a la espera de lo que haga el Ayuntamiento". Mientras tanto, "en Valencia ciudad, aún no ha volado ni un punto". Por su parte, fuentes municipales han informado que "el sistema informático de la Policía Local ya está preparado".

Así, remitirán las sanciones al servicio central técnico municipal una vez tenga desarrollado el sistema informático para, desde ahí, poder mandarlas a Tráfico y que puedan empezar a descontar puntos. De esta forma, "calculamos que será a finales de este año cuando todo el sistema esté a punto", aseguran las mismas fuentes.

Bloquear el carril-bus son dos puntos

Los aficionados a aparcar en doble fila o en el carril-bus verán volar sus puntos por la vía rápida
. La sanción económica por este concepto irá acompañada de la pérdida de dos puntos. Por otra parte, conducir hablando por el móvil, sin cinturón o sin casco en el caso de motocicletas y ciclomotores restará tres puntos. Por saltarse un stop, ceda el paso o semáforo se esfumarán cuatro. Mientras, el exceso de velocidad puede descontar entre dos y seis puntos (en función de lo que se supere el límite) y pasarse de las tasas de alcohol, entre cuatro y seis.