un autobUs de la gente que da el callo
Línea 10. (M. F.)
Llego a las 16.50 h, justo para coger el 10 en la parada de Pintor Sorolla, a la salida del Corte Inglés. Somos pocos, lo que se agradece en un día de calor como hoy, sobre todo porque el aire no está encendido.

Hortensia me explica que «en la mayoría de los buses, funciona el aire» y que «suelen pasar seguido entre semana», pero que los fines de semana lo ha esperado «hasta media hora».

Por otra parte, una estudiante alemana que suele coger el bus me comenta que por la mañana «tarda sólo entre 5 y 10 minutos», pero que, a las seis de la tarde, ha esperado «hasta media hora».

A las 17.00 h ya estamos en Blasco Ibáñez, de camino a Benimaclet, y el bus sigue medio vacío. Tras una corta parada en Lliri Blau, el conductor me informa de que se tarda «hora y media larga» en completar el trayecto y que «esta hora (las 17.00 h) es la más tranquila del día».

Durante la última parte del trayecto, no cabe un alfiler. A las 18.40 h, ya estoy de vuelta en mi parada. El autobús ha llegado en una hora y, al menos entre las cinco y las seis de la tarde, el servicio es bastante bueno y se viaja con comodidad. Nota: 6