Un paseo en bicicleta por nuestras leyendas
El barrio de Santa Cruz. (Kako Rangel)
Maese Pérez el Organista, Hércules y Julio César, don Fadrique, el hombre de piedra, la bella Susona... Son sólo algunos de los nombres del anecdotario de la capital.

Ayer, por un día, cautivaron a 30 personas y no eran turistas precisamente. Algunos eran sevillanos y otros no. Participaron en la segunda ruta gratuita organizada por la Consejería de Medio Ambiente, en colaboración con la Asociación A contramano. Se pretendía fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte y de los nuevos carriles bici, a la vez que conocer Sevilla desde otro punto de vista.

Torre del Oro-centro

El recorrido, de unos diez kilómetros, comenzó sobre las 10.45 h en los bajos de la Torre del Oro (Marqués de Contadero). Fueron hasta la Macarena y la Alameda, después de pasar por la Casa de la Moneda, los Jardines de Murillo o la Plaza de la Alfalfa, entre otros puntos. En cada parada, 15 minutos de historia a cargo de dos monitores, que no guías profesionales. Al final, tres horas andando por el centro de Sevilla.

El primero de estos paseos se celebró el día 3 y se dedicó a los parques. Todavía queda un tercero. Será el domingo que viene y puede participar en él. Se dedicará a los monumentos de la ciudad. Hay 30 plazas, que se irán otorgando por orden de llegada de las solicitudes. Sólo hay un requisito: no haber participado en otra ruta. Información e inscripción en www.acontramano.org.

Los participantes hablan

Daniel Hansen. 27 años. Ejerce como técnico deportivo.

«Con estas rutas se conoce mejor Sevilla, que posee grandes vestigios árabes. Además, como es una ciudad plana, es fácil ir en bici. Habría que poner muchas más a disposición del público y que no fueran de alquiler. Y hay que mejorar en seguridad. Siguen quitando muchas bicis con frecuencia».

Abigail Romero. 32 años de edad y supervisora de obras.

«Hay que hacer rutas de este tipo para fomentar el uso de la bicicleta, porque todavía hay muchos que no se acostumbran a vernos. Aún no nos hemos habituado los unos a los otros. Estos recorridos sirven también para conocer más de cerca Sevilla. Los paseos no son nada difíciles. Si estoy yo...».

Víctor Lázaro. 51 años. Trabaja como profesor.

«Lo más atractivo de rutas como éstas es que son muy saludables, que se hacen muchos amigos y que no se contamina el medio ambiente. Habría que trabajar desde las escuelas para fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte y bloquear, cada vez más, a los coches».

Carla Galmozzi. Tiene 30 años y es titulada en Biología.

«Gracias a estas rutas conoces aspectos desconocidos para muchos sevillanos. Y no tienen ningún grado de dificultad. Sólo hay que elegir bien el día, porque no se pueden organizar antes de Reyes, por ejemplo. Aún hace falta conciencia cívica y tiempo para acostumbrarse a convivir con las bicis».