Las reuniones entre Abel Caballero y Santi Domínguez para buscar la manera de formar un gobierno de coalición se acelerarán a medida que pasen los días, ya que el próximo sábado 16 será la ceremonia de investidura. En caso de no haber acuerdo, el BNG ya dejó claro la semana pasada que, de todas maneras, «Caballero será alcalde». Sin embargo, sin la unión de ambos partidos, la ciudad podría pasar por un momento de inestabilidad: los nueve concejales de Caballero tendrán que lidiar con los 13 de Porro y esperar a que los nacionalistas les apoyen en todas sus decisiones al frente de la Alcaldía.