EE UU no podrá importar móviles que incluyan chips del grupo Qualcomm, entre los que están terminales como los de Motorola o Samsung. Según la Comisión de Comercio Internacional de EE UU, éstos violan una patente de Broadcom. La decisión afectará también a operadores como Verizon, Sprint y ATT.