El jugador del Real Madrid se ha dejado un brazo libre de tatuajes para poder perpetuar en él el nombre de su hija, según informa el diario Daily Mail. El matrimonio tiene tres hijos varones y no pierden la esperanza de tener una pequeña.