Una Eucaristiá del Corpus en Madrid
Ceremonia del Corpus en Madrid (Foto: Efe) Víctor Lerena / Efe

El arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, lamentó el domingo en la procesión del Corpus Christi la división que sufre la sociedad española, y reconoció que la Iglesia no está lo suficientemente unida, sino que tiene "tantos grupos y tendencias" que "parece como desgarrada o hecha jirones".

Cañizares aseguró que esta división de la sociedad, "sustancialmente católica", está provocada por los "muchos enfrentamientos actuales que vive el país y por un reabrimiento de heridas y divisiones pasadas que nos conducen a la quiebra.

El arzobispo de Toledo planteó como solución para los cristianos que vivan "en toda su verdad el sacramento de la Eucaristía, sacramento de unidad, vínculo de caridad".

Cañizares también pidió en su alocución que "nadie tema" y vea en la Iglesia o en la fe cristiana "ninguna amenaza a la justa autonomía de lo terreno y a la justa y sana laicidad".