Una inmigrante embarazada de tres o cuatro meses abortó el sábado en una patera en aguas próximas a Fuerteventura. La mujer viajaba en la embarcación con otros 35 inmigrantes, según informaron fuentes de la Cruz Roja. Otra embarcación llegó también ayer a Gran Canaria con 15 magrebíes.

La mujer abortó durante la travesía y el feto fue arrojado al mar. El relato de la embarazada fue corroborado por las otras dos mujeres que viajaban en la patera, una de ellas menor, de unos 14 años.

La inmigrante, que sufría una hemorragia vaginal cuando fue atendida por la Cruz Roja en el puerto de Gran Tarajal (Fuerteventura), fue trasladada primero al centro de salud de la localidad y posteriormente al Hospital General de la isla, donde permanece en estado estable.

La Cruz Roja prestó atención sanitaria a otros cuatro ocupantes de la patera, dos de los cuales también fueron enviados al centro de salud. Los 36 inmigrantes fueron localizados por un avión de Salvamento Marítimo después de que uno de los pasajeros alertara a los servicios de emergencia a través de un teléfono móvil.

La embarcación Salvamar Mizar trasladó a los inmigrantes hasta Gran Tarajal, donde llegó sobre las 18.00 horas del sábado.

Siete detenidos

En cuanto a los quince magrebíes que llegaron el sábado a la playa del Cabrón, en el municipio grancanario de Agüimes, la Guardia Civil ha detenido a siete, seis menores y un adulto. Los agentes tratan de localizar a los otros ocho ocupantes de la embarcación, que llegó sobre las 5.30 horas a la playa grancanaria.

Por otra parte, Salvamento Marítimo localizó ayer dos cayucos en la cercanías de Tenerife, según la Delegación del Gobierno en Canarias. Al cierre de esta edición se desconocía el número y el estado de sus ocupantes.

Fallece mientras era deportado

Osamuyia A., nigeriano de 23 años, falleció el sábado en el avión de Iberia en el que era deportado a Lagos custodiado por la Policía después de que un juzgado de Fuenlabrada hubiera dictado orden de expulsión contra él, según fuentes policiales. El inmigrante falleció de «muerte súbita», aunque las causas no se podrán determinar hasta que se practique hoy la autopsia al cadáver. El deportado tenía once antecedentes policiales por agresión sexual, robo, amenazas, daños, resistencia y desobediencia.