Pimientos rojos y picotas valen ahora el doble que hace un año
En este puesto de frutas del mercado de Atarazanas, el kilo de cerezas cuesta ocho euros.(Álvaro Cabrera)

El pisto, mejor sin pimiento rojo. Y no porque resulte indigesto, sino porque su precio está ya tocando las nubes.

Basta con una muestra: en el mercado de Atarazanas se paga a dos euros el kilo (hace un año costaba uno); en Carrefour, a 3,50 euros; Eroski, 2,50; Mercadona, 2,57, y en El Corte Inglés de la avenida de Andalucía, cinco.

Pero no es sólo una cuestión de pimientos. La subida de precios la vivió hace un mes el tomate de forma inesperada: llegó a dos euros el kilo en Atarazanas, aunque El Corte Inglés lo tiene a 3,40.

Resulta paradójico que las frutas de verano, ahora que estamos en temporada, se coticen como las empresas más fuertes del Ibex 35
Resulta paradójico que las frutas de verano, ahora que estamos en temporada, se coticen como las empresas más fuertes del Ibex 35.

El melocotón oscila entre 1,50 y 2,50 euros/kilo en el mercado de abastos y los 3,65 en Eroski. Pero el caso de cerezas y picotas merece un punto y aparte: en Atarazanas las hay pequeñas, con mejor pinta, y extras; pero lo más barato que se paga son entre 2,50 y 4,50 euros/kilo. Uno de los puestos donde se encuentran a 2,50 es el de Elena Sánchez.

«Las lluvias y las granizadas se han cargado la cosecha. El kilo de pimientos rojos lo compro a 1,55 euros más IVA y lo vendo a 1,80 euros», se lamenta. Manuel Soto, que cobra a 4,50 euros un kilo de picotas del valle del Jerte (Extremadura), lo achaca a la climatología y dice que el año pasado, por esta época, valían la mitad.

¿Quién pone el precio?

La organización agrícola COAG no cree que el encarecimiento se deba a la climatología.

«No ha habido heladas como las de otros años. La picota y el melocotón son de Granada y Alicante: allí hace dos meses hubo temporal de lluvia y granizo, pero la subida no ha sido en origen», defiende el responsable de frutas y hortalizas de COAG-A, Andrés Góngora.

Los intermediarios entre el productor y el cliente parecen tener la sartén por el mango.

«Hemos denunciado que durante todo el año el margen de beneficio está entre 400 y 500%. En el limón ha llegado a ser del 1.400%», añade. Góngora no entiende qué criterios usa una gran superficie para vender pimientos rojos a cinco euros. «Debería existir una ley de comercio que fije un criterio», reclama.