Planos comparados de Sol
Planos comparados de Sol 20MINUTOS.ES

Su Topografía de la Villa de Madrid hizo que Pedro Teixeira pasara a la historia como el autor de una obra cartográfica magistral, el plano más representativo de la ciudad en el XVII.

Ahora, cuatro siglos después de su impresión, el Ayuntamiento de Madrid ha publicado El plano de Teixeira trescientos cincuenta años después (25 euros), en el que Luis Miguel Aparisi, experto en toponimia e historia madrileña, explica la evolución de la ciudad comparando imágenes del plano con fotografías aéreas tomadas en la actualidad.

El autor explica la evolución urbana comparando las imágenes

Un viaje en el tiempo a vista de pájaro que permite contemplar el desarrollo de un Madrid que todavía conserva mucho del sabor de entonces.

Puerta del Sol. De un cruce de calles a una plaza histórica. En el siglo XVII, la Puerta del Sol no era la plaza en forma de media luna de la actualidad, sino casi un mero cruce de calles. La zona es un mapa de la historia de Madrid y de España. La iglesia de San Luis fue una de las primeras incendiadas cuando se proclamó la II República.

En el Buen Suceso, que no fue trasladado a la calle Princesa hasta 1854, fueron asesinados numerosos españoles en la Guerra de la Independencia. Los cambios a lo largo de los siglos no han variado mucho la disposición del siglo XVII, aunque sí hay pequeños detalles; por ejemplo, lo que en su día fue el Hospital de la Misericordia es ahora la sede de unos grandes almacenes.

El entorno de la Almudena. Una catedral nueva y un entorno más verde. Madrid siempre ha tenido iglesias, pero hasta hace pocos años no estrenó catedral. La Almudena ni siquiera estaba proyectada cuando Teixeira ideó su plano; en el lugar que ocupa, en el siglo XVII estaba la Casa de los Pajes y otras propiedades privadas, situadas en el límite del recinto amurallado.

Éste tenía allí una de sus principales puertas de acceso, la de la Puente, en la actual calle Segovia. De la muralla sólo quedan algunos restos, pero los jardines del campo del Moro permanecen en el mismo sitio que hace cuatro siglos, dominando la zona. La famosa calle Bailén, que ahora canaliza todo el tráfico, ni tan siquiera existía.

Gran Vía. Pocos cambios en la zona en cuatro siglos. Aunque parezca increíble, hubo un tiempo en que la Gran Vía no existía y en lugar de la gran calle de Madrid había una maraña de pequeñas y estrechas callejuelas que fueron desapareciendo en los años treinta del siglo pasado.

A finales del XVI, el eje dominante era la calle Convalecientes, actual calle San Bernardo. Si exceptuamos el derribo de las casas que dejaron espacio a la Gran Vía, la zona no ha cambiado mucho en cuatro siglos, calle de la Luna incluida. Santo Domingo sigue ahí, con un parque y un aparcamiento en lugar de un mercado de hortalizas y legumbres, pero con un lugar más escondido y menos privilegiado.