Cuatro de cada 10 inmigrantes en Córdoba está en situación irregular, es decir, sin el permiso de residencia. Así se indica en el Informe de Exclusión Social 2007 de la Asociación Pro Derechos Humanos en Andalucía (Apdh-A).

Según el censo de 2006 del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA) del año pasado –como cifra orientativa, ya que todo el mundo tiene derecho a empadronarse– la población inmigrante en Córdoba es de 15.400 personas.

La mayoría son empleados de la construcción, el servicio doméstico y las tareas del campo
La mayor tragedia de quienes no tienen sus documentos en regla es que trabajan sin un contrato y, por lo tanto, no pueden acogerse a los procesos de regularización. Además, no se atreven a denunciar a quienes les dan trabajo. La mayoría son empleados de la construcción, el servicio doméstico y las tareas del campo.

Desde CC OO y UGT en Córdoba se rebate la cifra de inmigrantes en situación administrativa irregular.

«Como mínimo el porcentaje de personas sin la residencia llegará al 10%», según el responsable de Inmigración de CC OO, Said Faz. Por su parte, su homóloga en UGT, Amelia Fernández, resta importancia al informe de Apdh-A. «La única cifra que se puede saber es la de los documentados. Nadie va a decir que está aquí sin permiso», afirma.

Los sindicatos animan a los inmigrantes a denunciar. Desde el primer día en España se puede, no es necesario llevar tres años. Si la denuncia es real «existe un arraigo laboral» y se puede obtener el permiso de residencia. Lo malo es que los inmigrantes corren el riesgo del despido y no se atreven a hacer la denuncia. También pueden dirigirse a la Inspección del Trabajo, en el 957 451 034.

Contratarán a 3.200 en su país

Sindicatos y empresarios cordobeses están negociando ya el contingente de inmigrantes que vendrá a trabajar a Córdoba con un contrato, que se ofrece desde España y que se cierra en el país de origen de cada inmigrante.

El año pasado fueron unos 3.200 personas las que se acogieron a las contrataciones en origen y este año, según Comisiones Obreras, la cifra será igual. La mayoría de las personas vienen con un contrato temporal para tareas en el campo.