El Supremo ordena que las escuelas catalanas impartan un 25% de clases en castellano

  • Establece que debe impartirse alguna asignatura troncal en castellano.
  • Avala el porcentaje fijado por el Tribunal Superior de Justicia en 2010.
  • Rechaza la petición de dos padres de impartir el 50% de las materias en esta lengua.
Alumnos acuden a clase en el colegio Salarich de Vic (Barcelona).
Alumnos acuden a clase en el colegio Salarich de Vic (Barcelona).
ACN

El Tribunal Supremo (TS) ha ordenado que las escuelas catalanas impartan un 25% de las clases en castellano y ha fijado, además, que deben darse en este idioma no sólo las asignaturas correspondientes a esta lengua, sino también alguna de las materias troncales.

En una sentencia hecha pública este viernes, la Sala de lo Contencioso-Administrativo avala el porcentaje que fijó el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), en ejecución de las resoluciones del alto tribunal, que reconoce desde 2010 que el castellano debe ser lengua vehicular en los colegios catalanes.

El Supremo precisa que el porcentaje fijado es "proporcionado, razonable y ajustado a la consecución de la enseñanza del castellano". La condición de lengua vehicular no puede alcanzarse si se reduce su uso "a una asignatura más" por lo que debe incluirse en otra materia de carácter troncal, agrega.

Esta decisión del TSJ provocó que dos padres de alumnos recurrieran al Supremo demandando un incremento del porcentaje al 50%. Sin embargo, el Supremo entiende que haber alcanzado la normalización lingüística no supone que "ambas lenguas vehiculares hayan de serlo en idéntica proporción".

Por su parte, la Generalitat también recurrió al considerar que los tribunales catalanes no están legitimados para fijar los criterios a seguir. Ahora el alto tribunal argumenta que el TSJC ha tenido que suplir el incumplimiento de la administración, que ha hecho dejación de esa potestad y que ha venido desatendiendo los sucesivos requerimientos efectuados por la sala para ejecutar la sentencia.

A su juicio, fijar la proporción "ni constituye una inaplicación de los preceptos correspondientes del Estatuto de autonomía y la ley catalana de educación, sino dar cumplimiento a los mismos en los términos que se siguen de la doctrina del Tribunal Constitucional".

El alto tribunal se reunió para abordar ambos recursos el 14 de abril. antes de que la Abogacía del Estado presentara un recurso ante el TSJC pidiendo que obligue a repetir la matriculación escolar porque los formularios no incluyen la casilla para solicitar que el castellano sea la lengua vehicular.

No es competencia del Supremo

La consellera de Enseñanza, Irene Rigau, considera que al Supremo "no le corresponde modificar ni instar un cambio del modelo educativo catalán aprobado por el Parlament, ya que no tiene competencias", y entiende que el 25 % en castellano es sólo para los casos en que las familias lo pidan.

Según la consellera, lo único que puede hacer es "pronunciarse para resolver casos particulares, por tanto la pronunciación del Supremo se refiere a la medida cautelar de un caso particular". "Por tanto (la decisión del Supremo), no tiene impacto más allá de la confirmación de una medida cautelar que en su día se adoptó en un caso concreto de un niño concreto", ha señalado Rigau, que ha explicado que el 25 % en castellano ya se está cumpliendo en los casos en que ha sido solicitado.

"Entendemos que ellos (en alusión al TS) dan por hecho que en Cataluña hay el máximo grado de normalización lingüística", por lo que ha afirmado que no se modificará el sistema educativo de Cataluña.

La consellera ha recordado que "si Enseñanza cumpliera estrictamente la LOMCE, debería implementar el castellano en el 50% de la enseñanza". "Nosotros nos defenderemos de la LOMCE", ha subrayado Rigau, que ha dicho que la sentencia del Supremo "contiene inexactitudes profundas" que tendrán que "puntualizar legalmente" en un recurso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento