El partido conservador UMP del presidente Nicolas Sarkozy obtuvo este domingo una amplia mayoría en la primera vuelta de las elecciones legislativas francesas con el 39,56 % de los votos, con el escrutinio finalizado, según datos del Ministerio del Interior.

A los votos del gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP) se suma el 2,38 % logrado por sus aliados de centro y derecha, agrupados bajo la denominación "Mayoría presidencial".

El Partido Socialista (PS) tiene el 24,73 %, mientras que otras fuerzas de izquierda suman cerca de siete puntos porcentuales más.

En tercer lugar se sitúa el centrista Movimiento Demócrata, con el 7,63 %.

El ultraderechista Frente Nacional consigue el 4,38 %, según los datos provisionales de Interior, mientras que el Partido Comunista tuvo el 4,28 % de los sufragios y Los Verdes el 2,91 %.

Alta abstención

Ello se traducirá, según las proyecciones, entre 404 y 445 diputados para el UMP en la cámara, cuyos 577 escaños se renuevan en estas Legislativas.

El primer ministro, François Fillon, subrayó que "esta noche una parte del camino está hecho, pero hace falta que se confirme el próximo domingo" para tener "una mayoría para actuar". Las elecciones estuvieron esta vez marcadas por la alta abstención.

Fillon fue reelegido hoy en su feudo de Sarthe (Oeste). Otros seis miembros de su Ejecutivo también se han alzado con la victoria.

Los otros cuatro miembros del Gobierno que postulan deberán acudir a la segunda ronda, incluido el "número dos" y ex primer ministro, Alain Juppé.

Entre los elegidos o reelegidos está el titular de Defensa, Hervé Morin, que encarna la apertura al centro prometida por Sarkozy. Ninguno de los cuatro miembros izquierdistas del Gobierno concurre en las Legislativas.

Según las estimaciones, el Partido Socialista (PS), principal fuerza de la oposición, y sus aliados, así como los comunistas, Verdes y extrema izquierda superan en su conjunto el 36% de los votos, lo que se traduciría en entre 80 y 160 diputados.