Ed Miliband
El líder del partido Laborista, Ed Miliband (centro), y su mujer, Justine Thornton (centro dcha), a su llegada a la sede de su partido en Londres antes de presentar su dimisión. EFE/Facundo Arrizabalaga

El líder del Partido Laborista británico, Ed Miliband, ha dimitido este viernes tras el resultado obtenido en las elecciones en el Reino Unido. "Reino Unido necesita un Partido Laborista fuerte", ha defendido Miliband, proponiendo que Harriet Hartman tome las riendas del partido hasta que se designe a su sucesor.

Al dar a conocer su dimisión, Miliband dijo que asumía "la total y absoluta responsabilidad" por la derrota y que había llamado al primer ministro británico, el conservador David Cameron, para felicitarle por el triunfo electoral.

Los laboristas obtuvieron 232 escaños en la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, muy por debajo de la cifra que anticipaban los sondeos sobre intención de voto, en torno a los 280 asientos. El político opositor también lamentó que muchos de sus compañeros de filas perdieran sus escaños, entre ellos el portavoz de Economía, Ed Balls, y el líder laborista en Escocia, Jim Murphy.

El Reino Unido necesita un Partido Laborista que pueda ser reconstruido después de este debate "El Reino Unido necesita un Partido Laborista fuerte. El Reino Unido necesita un Partido Laborista que pueda ser reconstruido después de este debate (interno) para que podamos tener un Gobierno que defienda otra vez a la clase trabajadora", añadió Miliband, en referencia a su deseo de que la formación pueda volver al poder. Al comunicar oficialmente su dimisión, dijo asimismo que ha llegado el momento para que "otra persona asuma el liderazgo".

El político laborista resaltó asimismo que su partido necesita dar paso a un debate interno "abierto y honrado" sobre el camino que debe emprender esta formación surgida en el siglo XX. Tras retener su escaño por la circunscripción de Doncaster, en el norte de Inglaterra, Miliband admitió esta mañana que su formación ha tenido una noche electoral "decepcionante" y "difícil".

También expresó su decepción por la pérdida de escaños en Escocia, donde han avanzado de manera arrolladora los candidatos del Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Nicola Sturgeon, que sacaron 56 de los 59 escaños que tiene Escocia en los Comunes. El político laborista admitió que su partido tiene una gran responsabilidad por delante y agradeció a los miembros de su formación el "extraordinario" trabajo realizado en la campaña electoral.

Miliband es un político poco mediático, pero afable y comprometido, que con 40 años se convirtió en septiembre de 2010 en el líder laborista más joven de la historia británica. Procede del ala más a la izquierda del partido de la oposición, más cercano a los sindicatos y al exprimer ministro Gordon Brown (2007-10). Después de pasar casi toda su carrera política "a la sombra" de su hermano, David, Ed Miliband había conseguido en la campaña electoral ganarse más admiradores.

Pero estas manifestaciones de simpatía, finalmente no repercutieron en el resultado final de las elecciones que el líder laborista pretendía. Cinco años de después de asumir el liderazgo tras un duelo fratricida por el poder con su hermano mayor David, el pequeño de los Miliband buscaba instalarse en el número 10 de Downing Street.